10.9.12

Sri Sri Ravi Shankar, que apareció en los bosques de Palermo

"¿Quieren un mundo sin estrés y sin violencia?" Con estas palabras se
presentó ante las multitudes el líder espiritual Sri Sri Ravi Shankar,
que apareció en los bosques de Palermo, con retraso y expectación
dignas de una estrella de rock, para dirigir una meditación masiva que
congregó a más de 100.000 personas. Miles de argentinos ovacionaron a
Shankar, ataviado con túnica blanca y gafas de espejo.

El acto, celebrado el domingo, ponía la guinda al evento FeVida que,
promovido por el Gobierno de la ciudad, del opositor Mauricio Macri,
proponía una extraña mezcla de espiritualidad y show de masas con un
toque de politización.

El evento formaba parte de la convocatoria 'El Planeta medita': en ese
mismo momento, se habían programado meditaciones grupales en 300
ciudades de todo el mundo, aunque, seguramente, ninguna tan masiva
como la que se congregó en la capital argentina.

Esta combinación atrajo a miles y disgustó a algunos, aunque hasta los
más críticos celebraban la elevación espiritual que para la ciudad
conllevaba el hecho de que miles de personas estuvieran meditando al
mismo tiempo. De hecho, la de El Arte de Vivir, la fundación que
preside Shankar, no fue la única meditación en grupo programada para
el día: la llegada al país de otro líder espiritual de discurso muy
dispar, Matías De Stéfano, llevó a cientos de personas a congregarse
junto al Obelisco.

El objetivo: activar el monumento para que cumpla su función
energética y de conexión entre cielo y tierra.

Mercantilización de la espiritualidad

Las mayores críticas al evento referían a los intentos de politización
y mercantilización del mismo. En cuanto a lo primero, el gobernador
Macri intentó claramente en su discurso proponer un lazo de unión
entre los movimientos espirituales y su visión de la política que
resultó, desde todos los ángulos, muy discutible y polémico. En
segundo lugar, se ha señalado la mercantilización de la visita de Sri
Sri, convertido en una especie de show de masas en el que se vendían
camisetas y todo tipo de artículos.

El tiempo acompañó, en un fin de semana en que, después de días
grises, Buenos Aires comenzaba a preludiar la primavera. Algunas de
las miles de personas que se acercaron al lugar señalado, detrás del
Hipódromo, habían llegado en autobús desde regiones del interior, o
habían caminado desde otros barrios de la ciudad.

Un fin de semana tan cargado de eventos espirituales ha llevado a la
prensa y a las calles el debate sobre la importancia que en Buenos
Aires está adquiriendo lo que algunos etiquetan de movimientos de la
Nueva Era. Lo cierto es que en Buenos Aires se suceden continuamente
propuestas para profundizar en el camino espiritual, desde la
meditación a técnicas como el reiki y prácticas como el yoga.

El antropólogo Pablo Semán señala, en un artículo publicado en el
diario 'Página 12', que, desde hace 15 años, el traslado de estas
experiencias a los medios de comunicación hizo que el conjunto de
creencias conocidas como Nueva Era diera "un salto masivo".

Semán recordaba a su colega María Julia Carozzi, para quien este
fenómeno constituía una "continuidad de viejas tradiciones de
autonomía elaboradas en las clases medias de consumo cultural
cosmopolita". Con estas palabras, agitó de nuevo la polémica, en una
ciudad donde, sea como fuere, cada vez más personas se rebelan ante el
estrés y la deshumanización de la gran ciudad.

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog