11.2.12

Su Majestad la Reina Isabel II despojó del título de 'sir' a Fred Goodwin, antiguo presidente del Royal Bank of Scotland.

En Reino Unido tendrá un caballero menos, ahora que el Gran Bretaña se
ha enterado de quién a nivel nacional tiene la culpa de la crisis
financiera de 2008 y de sus consecuencias.
Su Majestad la Reina Isabel II despojó del título de 'sir' y de todas
las condecoraciones que conllevaba a Fred Goodwin, antiguo presidente
de uno de los bancos más importantes del país, el Royal Bank of
Scotland. No es el primer caso de un caballero caído en desgracia ante
los soberanos británicos.


Arrancando la armadura al caballero caído en desgracia
La nefasta gestión de Goodwin llevó al banco con participación estatal
más grande del Reino Unido al borde de la quiebra. En 2008, en plena
crisis financiera global, el Gobierno tuvo que inyectar en la entidad
45.000 millones de libras esterlinas. De lo contrario, todo el sistema
bancario del país se habría visto en apuros.
La decisión de quitarle al Sir Fred Goodwin el título provocó
acaloradas discusiones: se le nombró caballero en 2004 precisamente
por su destacada aportación al desarrollo del sector bancario. En 2002
 fue nombrado por la revista Forbes empresario del año. Era
considerado un financiero ideal de un mundo de finanzas ideal.
Curiosamente, los méritos de Goodwin fueron premiados con el título en
cuestión durante el gobierno del Partido Laborista, que vela por los
intereses del ciudadano. Y se le revocó el título por iniciativa de
los conservadores, que abogan por los principios del capitalismo.

La tradición establece que únicamente se puede revocar el título de
caballero a una persona condenada por un tribunal y que haya cumplido
como mínimo 3 meses de condena o  haya sido "expulsado del
correspondiente gremio", es decir, de una asociación profesional.

A Goodwin no se le puede achacar nada parecido. Por eso hubo de
recurrir al poco preciso principio de "circunstancias
extraordinarias", habiendo superado los daños ocasionados por el
"banquero ideal" al Estado británico todos los límites razonables y
expresándose abiertamente la indignación de la sociedad.
En los medios de comunicación y en Internet se abrieron unos
acalorados debates relacionados con el asunto. Se llegó a plantear
incluso la necesidad de suprimir los títulos de caballero, acabando de
esta manera con la secular tradición. Los más descontentos aseguran
que Su Majestad debería quitar los títulos de caballero a casi todos
los banqueros, diputados, industriales, sindicalistas y personalidades
públicas, dejando de paso sin título a los miembros de la Cámara de
los Lores. Algunas mentes extremistas incluso abolirían la monarquía.
Estas opiniones son, sin lugar a dudas, fruto del ardor de las
discusiones. ¿Qué quedaría del Reino Unido sin caballeros, lores,
condes, barones y reyes?


El caballero expiatorio
No obstante, representantes de los círculos bancarios y los
simpatizantes con Goodwin coinciden con quienes no simpatizan ni con
él ni con la monarquía en que el "banquero ideal" simplemente ha hecho
de chivo expiatorio.
En su comunicado la comisión encargada de revocar los títulos señaló
inequívocamente que la pésima gestión de Goodwin acabó desencadenando
en el país una crisis económica y una recesión nunca vista desde la
época de la Segunda Guerra Mundial. El ministro de Hacienda del Reino
Unido, George Osborne,  manifestó incluso que "el Royal Bank of
Scotland se ha convertido en el símbolo de todo lo que se ha hecho mal
en la economía en la última década".

Fred Goodwin empezó a caer en desgracia precisamente en 2008, al haber
empezado ya el banco por él dirigido su carrera hacia la quiebra. Se
le odió en 2009, al dejar el puesto pero quedarse con una
indemnización colosal de 16 millones de libras y una paga de
jubilación sin precedentes.
El litigio duró hasta 2010, momento en que el todavía Sir Fred aceptó
reducir la paga de jubilación de 700.000 libras anuales a cerca de
400.000. Y eso que un funcionario público medio, sin poder contar con
pagas de jubilación corporativas, se jubila con una pensión de entre
5.000 y 9.000 libras al año.
La mayoría de la población del Reino Unido está segura de que Goodwin
es culpable. Los blogueros se preguntan si tendría sentido hacer una
redada para todos los gestores capaces de hacer que la economía
nacional se venga abajo y hablan de que, de ser ex el caballero un
factor de potencial peligro, el Consejo de Seguridad de la ONU habría
de adoptar una resolución y proceder a la protección de la población
civil.
A pesar de este escándalo, entre los caballeros británicos hay muchas
figuras dignas del más profundo respeto. El título representa el
máximo reconocimiento de los méritos de uno en todas las esferas,
empezando por la política y acabando por la esfera militar, el arte,
la medicina y el deporte. La mitad de las candidaturas son presentadas
por organizaciones sociales y la otra mitad, por jefes del Gobierno.
De ésta última mitad se aprecia la lealtad, expresada en el presente o
en el pasado, como es el caso de ministros, diputados, lores, alcaldes
o activistas de sindicatos que se retiran.

Caballeros en el extranjero
Los británicos no son los únicos que gustan de conceder títulos: hasta
hace poco en Rusia también existía la costumbre de conceder máximas
condecoraciones por razones geopolíticas.
Así, en 1964 por iniciativa personal de Nikita Jrushchov se nombró
Héroe de la Unión Soviética y se concedió la Orden de Lenin al
presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser. Llovieron Órdenes Lenin a
los líderes aliados: Fidel Castro, Gustáv Husák, Ho Chi Minh, János
Kádar, numerosos cargos dirigentes de Mongolia y otros.
Los británicos tampoco han sido muy selectivos en los nombramientos de
'los caballeros del extranjero': el título fue en su momento
concedido, y posteriormente revocado, a Benito Mussolini, Nicolae
Ceaucescu y Robert Mugabe.

Entre los aciertos de la condecoración figuran Ronald Reagan, George
Bush padre, el ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos,
Alan Greenspan, el fundador de Microsoft, Bill Gates; el director de
cine Steven Spielberg, el evangelista Billy Graham y el alcalde de
Nueva York, Robert Giuliani.
El título es honorífico y sólo le aporta a un extranjero la palabra
'Sir' que precede al nombre propio.
Los Caballeros de la Mesa Redonda se habrían sorprendido enormemente
de ver a los actuales miembros de la orden.

--


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog