24.2.12

Lucas Menghini Rey. La desidia despúes de la desidia. Tiene que haber renuncias y rodar cabezas ya. Los ineptos están en el poder.

El kirchnerismo entró en la etapa superior de ineptitud y desidia sobre desidia total.  

Lucas Menghini Rey fue hallado sin vida dentro del tren de la tragedia



¿Donde está la Presidenta?
La Presidenta de la República Argentina Cristina Fernandez de Kirchner está escondida de vergüenza y no da la cara.

Cada uno de sus funcionarios demostraron ser corruptos e ineptos.

La desidia despúes de la desidia.
Lucas Menghini Rey apareció luego de 56 horas en el 4to vagón. Tiene que haber renuncias y rodar cabezas ya. Los ineptos están en el poder. El Kirchnerismo entró en la etapa superior de ineptitud y desidia total. Nilda Garré Y Juan Pablo Schiavi no pueden estar ni un minuto más en sus cargos YA QUE SON INEPTOS Y CORRUPTOS. Si le sumamos el Proyecto X hacemos cartón lleno.



El cuerpo del joven Lucas Menghini Rey, de 20 años, cuyos familiares
lo buscaban desde el miércoles último tras la tragedia ferroviaria de
la estación Once, fue encontrado entre el tercer y cuarto vagón de la
formación siniestrada, confirmaron fuentes de la investigación.

Nilda Garré UNA INEPTA GIGANTESCA Y ADEMAS ESPIA...

 Los vendedores de la estación de Once, sintieron que un olor nauseabundo emanaba de la carcasa del tren siniestrado y en la mañana del viernes, comunicaron su inquietud a las autoridades. “El funcionario (de Sanidad) que nos atendió dijo que no era nada. Que probablemente estábamos sugestionados con el accidente”, contó María, la dueña de un quiosco que el miércoles pasado presenció el choque del convoy de la línea Sarmiento contra las barreras del andén. Habían pasado 60 horas desde la tragedia y la gente que deambulaba por la estación también comenzó el hedor.

Ayer la ministra de Seguridad, Nilda Garré, dispuso que la División de
Búsqueda de Personas de la Policía Federal actúe "de oficio" en la
búsqueda del joven.

A partir de esa decisión, personal de la Policía Federal y de bomberos
recibió la orden de revisar "hasta los lugares más inverosímiles"
vinculados con el accidente.

Gracias a las cámaras de seguridad instaladas en las estaciones de la
línea Sarmiento, los investigadores constataron que el muchacho subió
en San Antonio de Padua, en el cuarto vagón de la formación 3772
procedente de Moreno, que poco después se estrelló en la estación
Once.

Hoy, entre las 15 y las 15,30, la policía mostró al padre de Lucas,
Paolo Menghini, el hallazgo de la filmación.

Cuando se confirmó que el joven viajó en ese tren, los investigadores
revisaron la unidad con la ayuda de perros entrenados y encontraron su
cuerpo entre el tercer y cuarto vagón, por lo que se montó un
operativo especial en la terminal de Once para recuperar el cadáver.
Según se señaló, el cuerpo del joven se encontraba en el "fuelle" de
seguridad que une ambos vagones, y que a causa de la colisión quedaron
chocados y encimados entre sí ocultando el cadáver.

El servicio de transporte se brindó normalmente a partir del andén 4,
lo que ocasionó demoras y algunas protestas de los usuarios, ya que
las plataformas 1 a 3 se cerraron para permitir el trabajo de peritos.
En el hall de la estación Once, la Policía Federal levantó un vallado,
mientras amigos y familiares de Lucas esperaron junto al periodismo la
confirmación de la noticia del hallazgo del cuerpo.

La madre de Lucas, María Luján, su padre, su hermana Lara y otros
familiares y amigos lo buscaron intensamente durante más de 48 horas,
y tras confirmarse la muerte del joven, toda su familia fue asistida
por psicólogos del equipo de Salud Mental de Nación.

Con la muerte de Menghini Rey, el número del víctimas del accidente se
elevó a 51 muertos y 703 heridos, 31 de los cuales continuaban
internados en nueve hospitales de la ciudad de Buenos Aires.
En tanto, el fiscal federal Federico Delgado pidió que se interrogue
al personal de TBA para que se informe sobre "las condiciones en que
se despliega el servicio".

El funcionario judicial precisó que se deberá "escoger al azar a
maquinistas, mecánicos y otros empleados que van a explicar `de propia
mano´ aquel punto".

El documento es un escrito de cuatro carillas presentado al juez
federal Claudio Bonadío -que investiga el caso-, y al cual Télam tuvo
acceso.

En el texto, el fiscal advirtió que "dado que algunos trabajadores
podrían verse apremiados moralmente por el temor que generalmente
suscita la condición de empleados frente al empleador, el juzgado
podría interrogar a los dirigentes gremiales que cuentan con inmunidad
al respecto".


En cuestión de segundos, la terminal y las calles adyacentes se llenaron de gritos. “Asesinos”…”hijos de p…”, exclamaban los manifestantes. Uno de ellos subió a un poste y a voz en cuello gritó: “¿saben dónde está la señora presidenta (Cristina Kirchner)? ¡Reposando en su chalecito de El Calafate!”, atronó el manifestante, aludiendo a la casa de campo de los Kirchner en la Patagonia. Cómo obedeciendo a una consigna, la muchedumbre comenzó a arrojar todo lo que hallaba a mano contra la fachada de la estación. “!Cristina da la cara. Cristina renuncia!”, gritaban.
Los gendarmes dispararon cartuchos de gas lacrimógeno pero viéndose superados en número, pidieron refuerzos. Los ánimos sólo se calmaron cuando uno de los familiares de la víctima número 51 del accidente, tomó un megáfono y con la voz quebrada pidió a la gente que se retirara.


Renacionalizar sin pago los ferrocarriles bajo administración de trabajadores y usuarios

En la mañana del miércoles 22, una noticia produjo un profundo dolor en el pueblo trabajador. El choque de la formación del FF.CC. Sarmiento (TBA) que impacta contra un andén en la Estación Once, con la muerte de 50 personas y otras 676 heridas, se trata de la tercera masacre en la historia del transporte ferroviario nacional en cantidad de víctimas.
Las imágenes de la gente pidiendo auxilio entre fierros retorcidos, o de los familiares buscando desesperadamente a sus seres queridos (algunos aún no fueron hallados) golpean en lo más hondo porque se trata de trabajadores que diariamente viajan como ganado.
Pero el dolor se transforma en indignación y bronca cuando la empresa TBA, que es una de las responsables de la dejadez en que ha caído el ramal Sarmiento, sale cínicamente a felicitar a los rescatistas. Esta empresa no tiene nada que envidiarle a UGOFE, responsable de dos accidentes fatales en Enero (FF.CC. San Martín). A ambas deben retirárseles de inmediato la concesión del servicio.

Mención aparte merece el Secretario de Transporte Juan Schiavi. Sus declaraciones son la muestra más cruda de una política de Estado que el kirchnerismo mantuvo en estos 9 años de gobierno: garantizarle importantes ganancias a las grandes empresas del transporte (vía subsidios y tarifas) como TBA de la familia Cirigliano (que además es dueña de importantes líneas de colectivos) a costa del sufrimiento de trabajadores y usuarios. En enero de 2012, TBA recibió casi 77 millones de pesos en subsidios y según datos oficiales de la Secretaría de Transporte, en enero de 2011 $ 53,2 millones...Lo menos que se puede pedir es la renuncia de Schiavi y su enjuiciamiento, junto a los empresarios de TBA por este Cromañón ferroviario.
Medidas elementales como la modernización del material rodante (locomotoras, vagones), vías (la mayoría son de 1930 y apenas se les hace mantenimiento), la electrificación de ramales importantes como el FF.CC. Roca a La Plata, o el soterramiento de pasos a nivel, no existe en la mente de estos funcionarios. La compra de material de descarte (formaciones portuguesas de 1961, por ejemplo) y los arreglos cosméticos (vagones y estaciones prolijamente pintados en la superficie), más la tarjeta SUBE (que en algún momento llevará a baja de subsidios y aumentos de tarifa) son los únicos “aportes” de este gobierno al transporte ferroviario.

El gobierno presentó como un “logro” haberle quitado la concesión al impresentable Taselli y haber creado la sociedad UGOFE (el Estado gestionando junto a TBA, Metrovías y el grupo EMEPA). La de UGOFE no fue solución para los trabajadores y usuarios, y reforzó la alianza entre el resto de las concesionarias, el gobierno y la burocracia sindical de Pedraza, el Gallego Fernández, Pablo Díaz y Maturano.

Mismas víctimas y responsables
Esta masacre está precedida por el arrollamiento del colectivo 92 en la estación Flores con la barrera que no funcionaba. Poco antes, hubo descarrilamientos y quema de vagones por parte de los usuarios varados, y un choque de trenes en San Miguel donde murieron 4 trabajadores. Pero tanto el gobierno (antes con Jaime y hoy con Schiavi), como los concesionarios Cirigliano, Roggio y Romero se limitaron a repartirse ganancias mientras el pueblo trabajador cuenta los muertos.
La única respuesta del gobierno ha sido la criminalización de los trabajadores antiburocráticos, como fue la escandalosa detención de Rubén Sobrero tras el armado insostenible de una falsa causa judicial que lo vinculaba a un presunto sabotaje.

La ecuación estatal es sencilla: mientras mueren cada vez más trabajadores que usan el deficiente servicio de transporte, el accionar del gobierno se enfocó en culpar, ante la opinión pública, a maquinistas, colectiveros o delegados obreros, a la vez que guardó silencio ante el saqueo empresarial.

Una salida de fondo
Esta nueva desgracia demuestra amargamente que hay que quitar urgente la concesión del servicio ferroviario a empresas como TBA y todas las que gestionan las distintas líneas. El actual esquema de concesiones creado por Menem en los ‘90, sostenido por la burocracia de la UF y La Frate, sólo significa desidia y muertes obreras. Pero esto sólo es el punto más grave de una destrucción que viene de larga data para desmantelar la red nacional ferroviaria, desde el Plan Larkin en 1961 (gobierno de Frondizi), pasando por gobiernos radicales, el gobierno peronista del ‘73 y ni que hablar de la dictadura del ‘76, todo para beneficiar a las grandes empresas capitalistas de transporte automotor.

Sólo un sistema de transporte reestatizado y administrado directamente por los trabajadores ferroviarios y con la asistencia de comités de usuarios populares puede significar un cambio, pues somos los únicos verdaderamente interesados en lograr un transporte moderno, rápido, ecológico y seguro, sin buscar ganancia particular en un servicio público esencial. Sería el único camino serio para lograr reconstruir la red ferroviaria y planificar un sistema ferroviario al servicio de las necesidades del pueblo trabajador y del país.

Llamamos a movilizarnos ampliamente y luchar por:
- Juicio y castigo a todos los responsables. Esclarecimiento inmediato del hecho.
- Repudio a todos los que responsabilicen a los trabajadores.
- Reestatización del FFCC administrado directamente por los propios trabajadores ferroviarios, con la asistencia de comités de usuarios populares.


Tras la indignación por el hallazgo, gases y violencia en Once

Manifestantes destruyeron molinetes y también locales de la terminal. La Infantería desalojó el lugar. Antes, pasajeros insultaron a los encargados de retirar el cuerpo de Lucas. Y volvieron a cuestionar al secretario de Transporte.

La estación Once contagia angustia. Mientras familiares y amigos de Lucas buscan consuelo en cadenas de oración en pleno hall central, pasajeros indignados por el hallazgo del cuerpo insultaron a los encargados del operativo de búsqueda. Y también reclamaron la renunciadel secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

La reacción de los pasajeros se produjo apenas se supo que el cuerpo de Lucas había sido encontrado en el cuarto vagón del tren. Los gritos se multiplicaron y llevaron a la Policía a refozar la zona de andenes. Todo sucedió mientras detrás de la lona negra que intenta ocultar la muerte, los efectivos trabajaban en el rescate del cuerpo.

Familiares y amigos de Lucas intentaron calmar a los más exaltados, que incluso se habían trepado a los molinetes de acceso a los andenes. Los pasajeros, furiosos, reclamaron la salida de Schiavi y también la rescisión del contrato a la concesionaria TBA. Otro amigos de Lucas -que había montado una vigilia en el hall central- decidieron continuar la cadena de oraciones, en medio de la incredulidad y la desazón por un hallazgo inexplicable. Mantenían en alto los carteles con el rostro de Lucas. Como si fuera la señal de partida para un nuevo reclamo.


Por Silvana Castro
Me visto de negro para tratar que coincida lo que me cubre con lo que siento. Alguna forma tenemos que tener para demostrar la pena y el enojo que sentimos por los muertos, sus familias y tantas personas destrozadas ante un hecho que todavía no se puede designar.
Los hechos son, en este caso, lo que vale: 51 muertos, un choque del tren que viene del lugar y de la hora donde la mayoría  son trabajadores. Años de sospechas recaen sobre muchos funcionarios relacionados a estas concesiones noventistas. Y ocurrió la maldita mañana del jueves 24 de febrero, no saquemos las patas del plato tan rápidamente, hay muchos responsables de esto.
Me parece que ya ha sido demasiado. Es tarde. Pero quizás nunca sea demasiado tarde y nosotras, las mujeres podamos vestirnos de negro, y en silencio, exigir seguridad, responsabilidad, justicia y ponernos como testigos imborrables para impedir que las personas sigan viajando igual -por miedo a ser despedidos- en transportes inseguros, que maestras -por no perder el presentismo- den clases en escuelas que presenten riesgos y que hombres, mujeres y niños dejemos de habitar un terreno sospechado permanentemente de corrupción, complicidad y silencio. Intentemos poner fin a ese miserable modo de transitar por el mundo.
Me visto de negro. Negro como la horrible mañana del tren que no para, negro  del  dolor que tienen las personas, porque aquellos que el jueves 24 de febrero tuvieron que viajar en ese tren  y no pudieron bajar.
También me visto de negro por la descarada utilización política de aquellos que pretenden aprovechar la tristeza de este momento para llevar agua a su molino en vez de hacer algo útil y  arremangarse a trabajar para ayudar ahora y para que no vuelva a suceder
El tren tiene que seguir andando, todos tenemos que vivir con esto, lo que podemos hacer es vestirnos de negro para repudiar a que desvergonzados (o desvergonzadas) sigan obligando a los que menos tienen a vivir y morir miserablemente, mirando por tv como se lavan las manos  los que permitieron, lucraron y justifican lo injustificable mientras los bolsillos los tienen a buen resguardo en algún cajón, mientras 51 personas no van a poder salir del negro cajón que les brindamos, tan amablemente  muchos  responsables ciudadanos .



QUE DICEN LAS REDES SOCIALES

Fernando Tadeo - "pero esta cristina que vieja puta resulto ser, ni siquiera tuvo el corazón de madre para darles las condolencias a los familiares de los fallecidos, que le costaba hacer una reunión y darles el pésame, no entiendo porque mierda la vote"


Adrián Tobares-Kördys Pescado "Si tienen algo de sentido común (cosa que NO) deberían renunciar TODOS. Incluso la que dice ser Presidente...es una falta de respeto a todos los fallecidos y familiares de esta tragedia. Si les pasara a un hijo o familiar de esta carroña...lo mismo ni se inmutarían. Manga de cuervos!"

Thelma Lucero "Pura indignación. El peor final. Combinación de corrupción y soberbia. Nos lastiman, nos abandonan, y encima nos toman por idiotas. Pero la mayoría los vuelve a votar porque se pueden comprar un LCD en cuotas. SEGURIDAD, SALUD Y EDUCACIÓN. Los pilares fundamentales para vivir con dignidad, no tenemos ninguna de las tres. LUCAS, QUE DESCANCES EN PAZ. PERDONANOS. ESTA SOCIEDAD NO SUPO CUIDARTE."


El fiscal trabajó nada
El fiscal federal Federico Delgado pidió que se interrogue al personal de TBA para que se informe sobre "las condiciones en que se despliega el servicio", luego del accidente del miércoles último en la estación de Once, donde murieron 50 personas.



El fiscal precisó que se deberá "escoger al azar a maquinistas, mecánicos y otros empleados que van a explicar `de propia mano´ aquel punto".

En un escrito de cuatro carillas presentado al juez federal Claudio Bonadio, y al que Télam tuvo acceso, el fiscal advirtió que "dado que algunos trabajadores podrían verse apremiados moralmente por el temor que generalmente suscita la condición de empleados frente al empleador, el juzgado podría interrogar a los dirigentes gremiales que cuentan con inmunidad al respecto".

El representante del ministerio público trazó un paralelismo entre este expediente y uno anterior que tramitó la jueza federal María Servini de Cubría donde se procesó y elevó a juicio oral a los responsables de la empresa “Trenes Metropolitanos General Roca SA”, Juan Carlos Loustau Bidaut y Sergio Taselli.

Delgado recordó que, en aquellas actuaciones, los empresarios "tuvieron a su cargo la administración de los bienes e intereses del Estado y que, desde esa posición, omitieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron dolosamente los intereses confiados".

El fiscal consideró que "en este caso en particular es evidente que hay, en principio, algunos puntos de contacto entre aquellos eventos y los ocurridos el 22 de febrero en la estación Once del Ferrocarril Sarmiento".

En su escrito titulado "senderos posibles a partir de una experiencia", el acusador público recuerda que en el caso que tramitó Servini de Cubría la Cámara Federal aludió al "incumplimiento con el mantenimiento del material rodante, de las estaciones, el deterioro de coches, de las vías, en falencias en las condiciones de seguridad, en la inexistencia de estructuras de señalización".

"Más allá de los nombres de las empresas, es público y notorio el estado del servicio de ferrocarril. Este elemento es común y, en consecuencia, se transforma en una premisa, que podríamos definirla como las condiciones en que se despliega el servicio", sostuvo el fiscal.

Delgado indicó que "el tribunal está trabajando con el auxilio de expertos para determinar las causas concretas del hecho" y saber si están relacionadas con el estado del servicio y la infraestructura de ese tren.

El fiscal también sugirió al tribunal que "obtenga la documentación pertinente a efectos de determinar con la ayuda de peritos contadores, el dinero ingresado a la concesionaria del servicio en concepto de subsidios para el servicio y la aplicación real de ese dinero".

En tanto, fuentes del juzgado aseguraron que el maquinista y el guarda del tren de la línea Sarmiento que chocó el miércoles en la estación Once "no" se encuentran imputados hasta el momento en la causa que investiga el accidente.

La aclaración apunta a desmentir una información publicada por el matutino La Nación que daba cuenta que "el juez (Claudio) Bonadio imputó al maquinista y al guarda por estrago culposo seguido de muerte".

Los informantes indicaron que el motorman Marcos Córdoba "sigue en terapia intensiva, ni siquiera se le leyeron sus derechos ni hay acta de detención", aunque reconocieron que tiene "custodia policial".


De Vido elmonje negro del Kirchnerismo, no asume su absoluta responsabilidad en el esquema corrupto. De su Ministerio sale la plata para su amigo personal Cirigliano.

“NO HAY ESQUEMAS DE PROTECCION PARA NADIE”

El Gobierno se presentará como querellante en la causa que investiga el choque en Once “para defender el interés público y acompañar a los damnificados”. De Vido resaltó que una vez que se pronuncie la Justicia “se aplicarán las sanciones que pudieran corresponder”.
--

El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog