27.2.12

La jueza que se registró como prostituta

Por Paula Vilella

Madrid


La jueza Gloria Poyatos no esperaba que darse de alta en la seguridad
social como trabajadora del sexo le fuera a resultar tan sencillo.

Embarazada de seis meses se personó en las oficinas de la
administración para inscribirse en ese oficio.


"Mi sorpresa fue que no me lo impidieron", le dijo a BBC Mundo la magistrada.

Su objetivo era conseguir por escrito el rechazo y poder emprender
contra él un procedimiento legal con el que conseguir una sentencia
firme que avalara el registro, todo como parte de una investigación
predoctoral sobre la prostitución autónoma.

Y, en el proceso, la ahora jueza descubrió un hueco en la legislación
española que le permitiría a las trabajadoras del sexo obtener
derechos y garantías fiscales y legales.

Parte del problema es que, según la Organización Internacional del
Trabajo, una de cada siete prostitutas en Europa podría ser víctima de
trata.

Y Poyatos, quien establece la distinción fundamental entre las
personas que deciden ejercer la prostitución y las víctimas de trata,
considera que el avance en la regulación laboral haría que los casos
de explotación fueran más visibles.

Según su tesis, las trabajadoras el sexo ganarían en seguridad,
independencia económica y cobertura sanitaria y social si registran su
oficio como autónomas.

Y colectivos que trabajan en defensa de las prostitutas también
sostienen que una regulación expresa serviría para detectar los casos
de trata de personas así como para proteger y dignificar a quienes
ejercen este oficio.

Percepción social

Poyatos comprobó que la prostitución por cuenta propia cabía en el
mismo cajón de sastre que, bajo la etiqueta de "actividades personales
especiales", engloba tareas sin especificar como el cuidado de niños y
ancianos.

"Hay muchas actividades no reguladas expresamente que socialmente
están aceptadas y asumidas; no es un problema legal sino de percepción
social y de estigma", argumenta la jueza.

Para ello, pone como ejemplo a la industria del porno, con su
regulación laboral específica.

"La única diferencia (con la prostitución) es la cámara, pero tienen
el mismo acceso carnal, se les ve como artistas y son respetadas. Las
prostitutas son prestadoras de un servicio profesional que cubre una
necesidad social".

España es el país europeo que más recurre al sexo de pago. El 6% de la
población es usuaria habitual y al menos el 40% lo ha probado alguna
vez.

Se calcula que el negocio mueve 50 millones de euros cada día, según
la asociación española de propietarios de clubes de alterne.

No hay cifras oficiales ni fiables sobre la cantidad de personas que
se dedican a la prostitución en España. A falta de estudios en
profundidad, desde hace años se maneja el dato de que 300.000 personas
estarían ejerciendo en el país, un número que todos los colectivos y
académicos que trabajan la cuestión consideran exagerado.

Resquicios de la ley

La postura política y jurídica sobre la prostitución siempre ha
resultado polémica, pero España ha optado por la alegalidad de la
actividad.

En el marco legal español el proxenetismo de lucro (que es aquel en el
que no hay coacción ni violencia) está penado aunque haya
consentimiento, lo que imposibilita la prostitución por cuenta ajena.


Pero la opción del trabajo autónomo es una vía que no trata las
condiciones especiales del sector.

Por eso, los colectivos defienden la necesidad de una regulación
expresa que les garantice los mismos derechos con una vida laboral más
corta, como ocurre por ejemplo en la minería.

Poyatos ve las cooperativas de trabajo asociado como única alternativa
al trabajo autónomo en prostitución.

Y Montserrat Neira, una trabajadora sexual, también está de acuerdo
con que así sea.

"No se pueden imponer las condiciones; una tiene que poder elegir
clientes, prácticas y horarios y los prostíbulos tienen que ser sólo
una infraestructura para poder realizar este trabajo", apunta Neira,
quien además investiga como politóloga la prostitución para dar una
visión más académica y luchar contra su estigma.


En el caso español las distintas ciudades eligen cómo regular el
espacio público y algunas localidades pretenden erradicar la
prostitución a pie de calle en los lugares más transitados mediante la
imposición de multas a trabajadoras y clientes, lo que contribuiría a
aumentar el estigma social de este colectivo.

Y por eso Hetaira, organización que defiende el reconocimiento de
derechos para las prostitutas, también apuestan la normalización del
trabajo sexual.

"Hay que escuchar a las trabajadoras del sexo, saber cuáles son sus
necesidades, y a partir de ahí empezar a trabajar", manifiesta su
portavoz Mamen Briz, muy crítica con políticas públicas sobre
prostitución e inclusión social que no tienen en cuenta las opiniones
de las personas afectadas.

"Vivimos en una sociedad en la que pagamos por todo. No es lo deseable
pero así es. ¿Por qué da tanto pánico pagar por una relación sexual
siempre y cuando haya consentimiento entre dos personas adultas y el
mismo respeto que tiene que haber en cualquier relación sexual?",
concluyó.

--


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog