8.2.12

El 18 regresa EL SECUESTRO DE ISABELITA de DALMARONI

¡¡¡TERCERA TEMPORADA!!!

18 de febrero regresa

EL SECUESTRO DE ISABELITA

de DANIEL DALMARONI

Sábados  22.30hs.

Teatro del Pueblo –SOMI – Sala Teatro Abierto

Av. Roque Sáenz Peña 943

Localidades: $60 (descuento estud. y jub. $30)

Reservas: 4326-3606

Venta / reserva de tickets:
http://www.alternativateatral.com/entradas16337-el-secuestro-de-isabelita

Elenco: Mariano Bicain, Gabriel Kipen, Ivana Averta, Gastón Courtade,
Daniela Nirenberg, Juan Mendoza Zélis, Daniela Zayas y Sonia Martínez.

Dirección: Daniel Dalmaroni

Explora un tema hasta hace poco tabú y es la primera obra teatral que
apela al humor negro para revisar el papel de las organizaciones
armadas en la Argentina. Cualquier espectador  podrá reírse con ganas
de aquello que vea en escena, hasta que acaso se pregunte en voz baja
qué hubo de cómico en esta farsa que proviene de una historia trágica.
"El secuestro de Isabelita" ofrece así, con humor rabioso, un feroz
espejo oscuro para los argentinos.

Escenografía e iluminación: MARCELO SALVIOLI  / Vestuario: CECILIA CARINI

Asistente de Vestuario: ALMA SALVIOLI / Asistente de Escenografía: IVÁN SALVIOLI

Diseño sonoro: MALENA GRACIOSI / Fotografía: GUSTAVO RODRIGUES GONCALVES

Asistente de dirección: ARIEL NESTERCZUK /

Producción ejecutiva: LETICIA HERNANDO

CRÍTICAS:

La obra "El secuestro de Isabelita" es (con un humor delirante que
recuerda a Copi), como un mal sueño que nos resulta muy familiar y
cotidiano. Material muy crudo, muy vivo y muy nuestro.
Eugenio Zanetti, ganador del Oscar por su película "Restauración"

"Imperdible. Una obra valiente, conmovedora y muy divertida. Una
sofisticada y delicada forma de encarar una época que
generacionalmente nos tuvo como protagonistas y que todavía no nos
animamos a enfrentar. El heroísmo e infantilismo de una juventud única
que lo dio todo y aún busca su identidad histórica. Excelente!!"
Daniel Di Giacinti
Editor
Director de "Perón: la revolución olvidada" y "Evita, la vanguardia descamisada"

Muchas virtudes tiene El secuestro de Isabelita , pero la más grande
es que deja al espectador sin palabras. Nada de lo que uno puede
imaginar sucede, no vale la pena ir con preconceptos. La mejor manera
es dejarse sorprender y emocionar.

Verónica Pagés , diario La Nación

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1287274&origen=NLEsp

Nota a Dalmaroni en Pagina12, Suplemento LAS/12 por Sonia Jaroslavsky 18-6-10

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-5788-2010-06-18.html

Nota en Tiempo Argentino por Celia Dosio

http://tiempo.elargentino.com/notas/escenas-de-costumbrismo-delirante

…su elenco es impecable, cada uno encarna a la perfección su personaje.

Su planteo propone el disparate y la parodia como estilo, consiguiendo
que su traslado al escenario mantenga estas consignas. Está en manos
de cada uno aceptar este desafío, realizado con excelentes armas
teatrales.

Ana Seoane, diario Perfil.

Nota a Dalmaroni en diario Clarín, por Luciana Fava (sábado 17 de julio)

http://www.clarin.com/tema/daniel_dalmaroni.html

Facundo García (nota) Pagina 12, 19-8-10

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/10-19002-2010-08-19.html

La inteligencia en el desarrollo de las situaciones y el humor, en
general abierto y negro, a veces, convierten a El secuestro de
Isabelita en una obra imperdible, siempre y cuando uno no sea
demasiado cerrado en sus ideas (de un lado o del otro).

Mónica Berman, Alternativa Teatral

http://www.alternativateatral.com/critica284-operacion-isabelita

El secuestro de Isabelita se anima a avanzar en un terreno poco
explorado, en su combinatoria. Resulta, en cierto modo, un hallazgo,
puesto que trata un tema tan intenso y relevante, como lo es la
militancia política de hombres y mujeres en los '70, a partir de sus
supuestos propios pero sin caer en la solemnidad, ni en la chatura
taxativa, que, la mayor parte de las veces, terminan repitiendo
discursos. Esta obra recrea el imaginario político de una generación,
y, a la vez que cuestiona cierta automatización metodológica, se
encarga de ennoblecer, a su modo, la vida de estos ocho personajes, a
los que nos deja ver tan seguros como vulnerables; tan heroicos como
humanos.
Lo que termina quedando, como piedras que no pasan por el tamiz de la
comedia, es la reflexión acerca de, por un lado, la fe revolucionaria
ciega, o, como dice también el programa la posibilidad de confundirla
con una fe religiosa; pero también, en forma de contraste tácito, la
total y devastadora ausencia de creencias que domina la era actual.
Sol Lebenfisz, www.criticateatral.com.ar

El texto de Dalmaroni es una verdadera patada al tablero: revisa un
momento clave de la historia desde el teatro, género esquivo para
hacerlo y llegar a buen puerto; lo expone y resuelve en un tiempo
"normal" para ser llevado a escena (una hora), y permite que lo que
sucede resulte hilarante. No, no: no es una comedia, o al menos no me
parece apropiado hablar de comedia. Lo que sucede no es gracioso ni
las situaciones están forzadas para provocar risas. El autor ha creado
sus personajes desde las contradicciones que los atraviesan, y cuando
esas criaturas se encuentran, las contradicciones estallan y provocan
risas.

El mismo autor lleva a escena este poderoso material. En primer lugar,
ha logrado que el elenco transmita con mucha intensidad la necesidad
de los personajes de tomarse todo excesivamente en serio, empezando
por sí mismos…Es que hay mucha verdad en las actuaciones de El
secuestro de Isabelita…

Lucho Bordegaray, http://montajedecadente.blogspot.com

Es tan sensible lo que manifiesta que no alcanza el humor negro para
respirar tranquilo, ya que la historia (la historia Argentina) nos
hace sentir al borde y en peligro. No pretende cuestionar ni afirmar
ni negar nada, al contrario la obra teatral lanza una teoría
disparatada que relaja a los asistentes y por momentos imprime la duda
risueña.
Dalmaroni parece ser un autor ocupado en las situaciones cotidianas
(…) y en desdramatizarlas para poder digerirlas mejor.
Además, se rodea de un buen elenco siempre, (Viviana Suraniti, Mariano
Bicain, Gabriel Kipen, Laura Agorreca, Ivana Averta, Gastón Courtade,
Daniela Nirenberg y Juan Mendoza Zélis) eso hace que sus obras
agraden, gusten, quiera uno verlas al menos una vez. ¡Para ver!

Meche Martínez http://vidayamorporlapalabra.blog.arnet.com.ar

La parodia al discurso histórico, al ritmo de un vaudeville trágico es
la propuesta que Dalmaroni expone en una obra que tiene una mirada de
ternura contenida sobre estos personajes del drama nacional.  El hecho
espectáculo se nos impone y nos arrastra a un tiempo otro con fuerza
centrípeta, en un grito mudo que todavía nos cuesta emitir. Estos
cuerpos por doquier, son ajenos y son propios, son cuerpos ausentes y
desaparecidos, son los fantasmas de nuestra sociedad que perforan
nuestra memoria, tanto individual como colectiva. Desde el público,
aquellos no tan jóvenes teníamos la ilusión –consciente o no- que al
parodiar el alegato histórico y con el ritmo de un vaudeville trágico
la obra no terminaría en el desequilibrio perturbador de recordar todo
–en su sentido más amplio- lo que la última dictadura nos robó.
Azucena Joffe y María de los Ángeles Sanz, http://aincrit.org/

Con una pluma bien dosificada en humor y contenido, Dalmaroni entrega
una puesta interesante para ver y debatir. El secuestro de Isabelita
planta bandera sobre un momento histórico, del cual la polémica y las
heridas abiertas siguen siendo parte del presente.

Daniel Gaguine, Noticias Urbanas 6.5.10

La historia conmueve desde su atmósfera electrizante y desde sus
jóvenes personajes que transmiten la candidez de sus convicciones
junto a la virulencia de sus contradicciones, propias de un tiempo que
muchos se han empeñado en olvidar o simplificar con meras ecuaciones
conceptuales (algo habrán hecho, los mandaron al muere, soñaban con
una sociedad más justa, se drogaban para matar, etc)

Sergio Bollinckx, http://criticunder.blogspot.com


Una comedia muy efectiva, simplemente porque es difícil parar de reír.
Nos cuesta mencionar una buena actuación porque todo el elenco se
destaca y se complementa de forma excelente. La composición de cada
personaje y el rol que ocupa en la trama redondean un muy buen trabajo
de puesta y dirección.
Muy recomendable.

Gonzalo Tomás Pérez http://resenasdecineyvida.blogspot.comEste blog


Para lograr el clima, hay una cuidada escenografía y estudiados
vestuario y maquillaje setentistas. Pero hay que destacar que es una
obra de texto., con una muy buena dramaturgia y dirección de Daniel
Dalmaroni.
La obra se está presentando a sala llena en el Teatro Del Pueblo.

Silvia Sánchez Urite, http://www.silviauriteteatro.blogspot.com/

"El Secuestro de Isabelita" es un delirio intelectual puesto en
escena; es una clase magistral de mucha reflexión sobre la historia
puesta en escena; es una contaminación tras otra de ocurrencias
paradójicas...

"El Secuestro de Isabelita" escrita y dirigida por Daniel Dalmaroni,
tiene a un elenco que juega muy bien, en un código entre el realismo y
el absurdo, los papeles de una cultura, de una época, de una parte de
la sociedad que hoy en día ha perdido mucho protagonismo…. Cada uno de
ellos aporta una sutil transformación de personajes concretos y
determinados hasta convertirse en ideas o pensamientos y discurso
político de época y así evoluciona hasta una metáfora de humor.

Nepo Sandkuhl  http://neposandkuhl.blogspot.com/

Explora un tema hasta hace poco tabú y es la primera obra teatral que
apela al humor negro para revisar el papel de las organizaciones
armadas en la Argentina. Cualquier espectador  podrá reírse con ganas
de aquello que vea en escena, hasta que acaso se pregunte en voz baja
qué hubo de cómico en esta farsa que proviene de una historia trágica.
El secuestro de Isabelita ofrece así, con humor rabioso, un feroz
espejo oscuro para los argentinos. Gabriela García Morales,
http://www.culturar.com

La clave de la nueva obra de Daniel Dalmaroni es el equívoco. Pero al
contrario de lo que ocurre en muchas otras piezas, donde es habitual
el develamiento progresivo de una verdad terrible, aquí la verdad es
descubierta desde el comienzo de un modo literal: "Yo no soy Isabel
Perón" es la primera frase de 'El secuestro de Isabelita', donde los
personajes alcanzan una estatura que es a la vez trágica y ridícula,
heroica e ilusoria.

http://www.artezblai.com

Nunca es fácil escribir artísticamente sobre hechos políticos
violentos, recientes y no resueltos. Al escribir y dirigir  "El
secuestro de Isabelita,"un espectáculo sobre los desaciertos, las
confusiones ideológicas y los delirios de los grupos subterráneos que
luchaban en los años '70 por un país más justo, Dalmaroni provoca en
el espectador una reflexión, o bien una especie de autocrítica
largamente postergada, al menos durante la función y el café posterior
en un bar cercano al teatro.  Alfred Hopkins,
http://jaquematepress.blogia.com

El secuestro de Isabelita". Que se pueda hacer humor con Isabel Perón,
López Rega, Perón,  y los militantes de "la juventud maravillosa" ,
resulta incréible. La extraña comedia comienza con un equívoco: "Yo no
soy Isabel Perón".  Los personajes alcanzan una estatura trágica y
ridícula, heroica e ilusoria.
La parodia al discurso de los militantes que luchaban por "la patria
socialista" está muy  bien logrado.  Hay mucho humor negro.  Ver esta
obra es mirarse en un feroz espejo ( a no enojarse con el espejo, él
no tiene la culpa) para los argentinos. Todo esto ¡ con ritmo de
vaudeville.!
Que Daniel Dalmaroni haya escrito y dirigido la obra es un hecho que
merece una profunda reflexión.  Si nuestra historia tiene tanto de
surrealismo como  de "realismo mágico", qué mejor que el propio
dramaturgo  que imaginó la obra sea quien concrete la puesta en
escena.
Hay antecedentes en la historia del teatro argentino en la que los
dramaturgos asumieron dicha responsabilidad . La dramaturgia de
Dalmaroni es argentina hasta la médula.  Como la de Bartís y la de
Kartun.
Es digno no de destacar el muy buen desempeño de todo el elenco .
Escenografía y vestuario remiten a los años 70.
Alejandro Liberman, "Coffee Break", radio FM JAI.

Es entonces que a través de las ironías y sarcasmos utilizados, el
espectador se ve llevado a reflexionar sobre el pasado y presente
argentino; sobre sinsentidos y delirios que conllevan ciertas
ambiciones políticas.  Ambiciones que conducen a finales tan
tristemente conocidos por los argentinos.  Carolina Kasimierski
http://www.orillasur.com/

El secuestro de Isabelita, lejos de propones una recreación histórica,
se adentra en el mundo de una grupo de jóvenes que soñaban con cambiar
el mundo y, de hecho, lo cambiaron para simpere.

Lucho Bordegaray, Revista G7

Esta obra de 60 minutos se vuelve imperdible si lo que se busca es
reírse de nosotros mismos y de esos tiempos que tanto nos cuesta hoy
asumir como parte  de nuestra historia como sociedad.

Revista BAVOICE Abril 2011

Cada personaje es un punto de color distinto a los demás y la puesta
es muy exacerbada y veloz, jugando con el recurso del off y la
sorpresa se agiliza una situación dramática que se vive casi
constantemente a lo largo de la obra como una comedia de situación.
La implicancia de la dictadura que tanto marcó a las expresiones
artísticas también se hace presente y en el momento indicado como para
generar el más rotundo mensaje. Una obra llena de identidad con
opinión memoria y humor.
http://mundot2010.blogspot.com/

Siete personajes que con gran calidad actoral y una particular
destreza para el humor se confrontan y en "asamblea" discuten, se
pasan la voz y nos revelan confusiones, desbarajustes y enredos de una
época con sus modelos ideológicos a seguir, formas, convenciones y
métodos de un sector con la visión desorganizada de un gobierno
democrático que divide los frentes. Y en el medio de este torbellino
de torpezas  y malos entendidos con disparatadas ocurrencias y
satíricas interpretaciones que se despliegan en las diferentes
escenas, estos actores nos ofrecen 60' de humor que nos colocan frente
al ridículo de nuestras acciones.

Sol Ubalton , http://www.showonline.com.ar/

En cuanto a la dramaturgia, es para destacar la elección del equívoco
(el secuestro aparentemente erróneo) como eje articulador de la obra,
ya que posibilita la construcción de la trama bajo la alternancia
entre lo trágico y lo cómico, creando un acertadísimo ritmo dramático.

Pero sin lugar a dudas esta obra puede desplegarse en toda su
potencialidad, porque se sostiene en un trabajo actoral  sólido, sin
fisuras, increíble.

Mariana Moriello, http://algunasnotasalpie.blogspot.com/


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
https://twitter.com/palermonline
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://palermonline.com.ar/wordpress/
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog