23.2.12

Cristina Kirchner recibió al secretario de Transporte en Casa Rosada.


 El Secretario de Transporte es el fiel reflejo del funcionario corrupto, ya en el peronismo piden su cabeza. Cristina Kirchner está quedando mal parada, fuera de foco y perdiendo la mística que la hizo ganar las elecciones, alguien de su equipo le tiene que decir que la catástrofe de los ferrocarriles se la puede llevar puesta.

Cristina Kirchner recibió al secretario de Transporte en Casa Rosada.
Si bien se desconoce sobre qué dialogaron, se presume que habrían
abordado el fatal siniestro del ferrocarril Sarmiento en la estación
Once

En lineamiento con el duelo nacional que decretó, la Presidente
permaneció por la mañana en la residencia de Olivos, y a la tarde se
trasladó a Casa de Gobierno para atender cuestiones de Estado, pero
sin agenda oficial.

La mandataria arribó pasadas las 18:00 a la sede gubernamental donde
recibió a Schiavi, en un encuentro sobre el que no se brindó
información. Allí, la jefa de Estado mantuvo además audiencias con
varios funcionarios, entre ellos los ministros Julio De Vido y Hernán
Lorenzino, el senador Miguel Ángel Pichetto y el titular de la ANSES,
Diego Bossio.

Se espera que la jefa de Estado retome su agenda el próximo lunes,
cuando visite la ciudad de Rosario para encabezar el acto central por
el Día de la Bandera, en la jornada que será feriado por única vez por
tratarse del bicentenario de su creación.

La Presidente declaró duelo nacional mediante un decreto firmado este
miércoles e hizo saber que "el Gobierno y el pueblo de la Nación
Argentina acompañan con su solidaridad y pesar el dolor de los
familiares de las víctimas". Además decidió suspender los corsos de
carnaval previstos para este fin de semana sobre la Avenida 9 de
Julio.


OPINA PABLO
Para mi pasa esto: en nuestra sociedad, el 54% votó un sueño, una
mística, ese nac and pop que todos llevamos dentro,. entonces los q
han votado a Cristina, se están dando cuenta que los Ministros y
Secretarios que la rodean, son ya impresentables para ellos mismos,
para ese Argentino que tiene una parte "perokistinizada" esa pura
mística de querer tener una república con malvinas con trenes que
anden, etc y bue esa ficción colectiva choca con una realidad que
supera la ficción. El Secretario de Transporte es el fiel reflejo de
lo que sucede, ya en el peronismo piden su cabeza, pero la piden para
que pague solo uno. igual para mi no pasa y va a pasar absolutamente
nada... deberia pasar nuevamente algo como la Primavera Arabe... un
2001 ... poro como casi todos estan "dulces" todos los miramos por fb
o tv y ese es justamente lo que mantiene la calma popular. En eso
Cristina Cumplió.


OPINA CAPARROS
Llevando al paroxismo la idea del gobierno opositor, el ministro de
Obras Públicas señor De Vido y su secretario de Transportes señor
Schiavi acaban de decir que su presidenta de la Nación les dijo que el
Estado tenía que presentarse "como querellante privado" ante la
justicia por el magnicidio de Once. Como si no hubieran sido ellos, su
ministerio, su secretaría -su presidencia- quienes tenían la
obligación de controlar el estado de los trenes. Como si no hubieran
sido ellos, su ministerio, su secretaría -su presidencia- quienes
llevan nueve años engordando con sus subsidios cada vez mayores los
bolsillos de sus aliados que manejan las empresas ferroviarias.
Como si no fueran ellos los que permitieron que todo esto sucediera.
Como si no fueran ellos los que gobiernan.

¿Accidente?
Por: Martín Caparrós | 23 de febrero de 2012
No fue un accidente. La muerte de cincuenta personas, las heridas de
quinientas –cuando un tren de cercanías no pudo frenar y embistió el
parachoques de la estación de Once, en el centro de Buenos Aires– fue
el efecto esperado de una larga sucesión de causas perdidas. Hubo
tiempos en que la red ferroviaria estatal argentina tenía 40.000
kilómetros y 190.000 empleados; era la más extensa de América Latina y
era, de algún modo, un esqueleto: el país se había ido estructurando
en pueblos que nacieron a lo largo de esas vías.
Hace veinte años, en plena furia privatista del consenso de
Washington, un presidente peronista decidió que su déficit de un
millón de dólares diarios era demasiado y había que cerrarla casi toda
–y malvender lo poco que quedara. En 2005 recorrí buena parte del
interior de la Argentina; a los costados de cada carretera, en medio
de la nada, las vías herrumbradas, alzadas, retorcidas eran como una
instalación de arte conceptual, una obra que se llamaba la Argentina
Ya No.
Ahora, en plena prosperidad neoperonista, quedan 7.000 kilómetros de
vías maltrechas donde los trenes no pueden ir a más de 40 kilómetros
por hora y dan trabajo a menos de 20.000 personas. El déficit,
mientras tanto, subió a unos tres millones y medio de dólares por día.
Es plata que el Estado entrega en subsidios a las empresas
concesionarias que, con tanto dinero gratis, ni siquiera se esfuerzan
por cobrar los boletos –pero tampoco hacen la menor inversión en
mantener y actualizar sus equipos. La mayoría de los vagones tiene
entre 40 y 50 años; las vías se ondulan, las ventanas se rompen, las
puertas nunca cierrran. Y el Estado paga y paga pero no exige nada
–total, los que viajamos en tren somos, en general, ciudadanos de
segunda. Que sólo se rebelan de tanto en tanto: alguna tarde, cuando
un tren tarda demasiado, montan en cólera, gritan; alguna vez tiraron
piedras o prendieron un fuego. Pero en general no: que soporten
estoicos demoras, cancelaciones, las incomodidades más extremas es
otra de las ventajas del modelo.
Hasta que, esta mañana, pasó lo que todos sabíamos: ese tren que no
pudo frenar es una metáfora sangrienta, burla siniestra, un grito que
nos grita. Somos, en ese choque, los idiotas que soportamos casi todo.
La clave, a veces, está en la palabra casi. Otras no parece estar en
ningún lado.
Actualización (23/02/12, 10,30hs):
Escribí esas palabras urgentes ayer por la tarde. Desde entonces, la
novedad es que casi no hubo novedades. En las veinte horas que pasaron
desde esa publicación, la cifra de muertos -afortunada pero
extrañamente- no cambió, aunque la cantidad de heridos creció leve,
hasta 703.
Desde ayer, los medios no oficialistas rebosan de recordatorios de
cómo sindicalistas ferroviarios, políticos y otros actores sociales
llevan años advirtiendo sobre el pésimo estado de los ferrocarriles.
Otros recuerdan que en los últimos 14 meses hubo siete accidentes de
tren con 70 muertos y más de mil heridos. Uno de los directores de la
empresa TBA, Roque Cirigliano, anda esta mañana por las radios
diciendo que fue "un error humano". O sea: que la culpa fue del
conductor. Por el momento, las reacciones en las redes sociales van de
la burla al insulto.
No hubo discursos oficiales. El único funcionario que habló del asunto
debe estar lamentándolo. Un señor Juan Pablo Schiavi, ahora secretario
de Transporte de la Nación, antes jefe de campaña de Mauricio Macri,
dio ayer a las cuatro una conferencia de prensa según la modalidad del
poder actual: sin preguntas de los periodistas.
El señor Schiavi no nombró en ningún momento a la empresa
concesionaria, TBA, una de las empresas que más se han beneficiado de
su cercanía con los gobiernos peronistas de Carlos Menem, Néstor
Kirchner y Cristina Fernández: dos hermanos Cirigliano, que pasaron de
tener un par de líneas de ómnibus en los años noventa a controlar
buena parte de los ferrocarriles –sin perder por eso los ómnibus que
son, curiosamente, competencia de esos ferrocarriles.

El señor Schiavi dijo que sabían que el tren chocó a 20 kilómetros por
hora, que el conductor estaba y era idóneo y que tenían muchos
elementos para investigar los hechos. Después dijo que los coches
accidentados "están preparados para 200 o 250 personas y están
llevando 2.200, 2.500 personas en hora pico". Lo dijo en tono neutro,
informativo, como si no hubiera ninguna autoridad encargada de hacer
cumplir los límites de capacidad de los transportes –y esa autoridad
no fuera él. Es el clásico sistema de este gobierno opositor: un
gobierno que, de tanto en tanto, denuncia con firmeza los
despropósitos –o ilícitos– que comete el gobierno.

Pero lo mejor estaba por llegar. Fue cuando el señor Schiavi analizó
algunas causas de "la tragedia". Lo cito literal –y aquí está el
video, porque sé que parece mentira–: "Los dos primeros coches… y
todos los que usamos el ferrocarril sabemos que hay una cultura muy
argentina de esto de ir a la punta del tren para bajar primero y
llegar antes y no hacer cola y no esperar el colectivo o bajar más
rápido al subte, etcétera… esos dos primeros coches estaban
abarrotados de gente, tenían mucha más carga que la que habitualmente…
lo cual produjo que el accidente tomara un ribete de tragedia." Llamar
"cultura" a la necesidad de miles de personas que viajan como ganado y
sin garantías de horario y después corren para no llegar más tarde a
sus trabajos porque el servicio que les ofrecen es pésimo, es ofensivo
en sí. Decir que murieron por eso –por su "cultura", por su apuro– es
de un atrevimiento extraordinario.

Frente a eso, su segunda observación fue sólo necia: "Si esto hubiera
ocurrido ayer, que era un día feriado, seguramente ese coche hubiera
impactado y hubiera sido una cosa mucho menor y no de la gravedad que
fue hoy, que lo constituye en un accidente extremísimo y de muchísima
gravedad."

La presidenta Cristina Fernández, que suele salir por cadena nacional
a la menor provocación, no ha aparecido. Recién a las 10 de la noche
de ayer, 13 horas después del accidente, dio un comunicado lacónico:
"La Presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández de Kirchner,
expresa su profundo pesar por la muerte de ciudadanos en la tragedia
ferroviaria ocurrida en horas de la mañana de hoy, y envía sus
condolencias a los familiares de las víctimas". Y declaró dos días de
duelo nacional.

Puedo, como suelo, equivocarme, pero tengo la impresión -una
impresión- de que este accidente es el final de algo. Por un desastre
en el que tenía mucha menos responsabilidad, el incendio de la
discoteca Cromañón, el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires
Aníbal Ibarra fue juzgado y destituido. Nada de eso, obviamente, va a
suceder en este caso. Pero, de algún modo, tanta desidia, tanto
desprecio terminan por pagarse.


ANTE LA TRAGEDIA FERROVIARIA, OCURRIDA AYER EN LA ESTACIÓN DE ONCE

Yasky: “Es imprescindible que TBA deje de ser concesionaria del Ferrocarril Sarmiento”


La Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) expresó en un comunicado emitido ayer, su profundo dolor ante el accidente ferroviario ocurrido en la estación de Once. Aquí se agregan declaraciones de Hugo Yasky sobre la tragedia.

“El accidente en el Ferrocarril Sarmiento no es consecuencia de la fatalidad: es producto de la desidia y la falta de control e inversión que desde años sufren los usuarios. El Ferrocarril es el único medio de transporte al que pueden acceder millones de trabajadores. Por eso, desde la CTA, sostenemos que es imprescindible revisar la política actual de transporte público. El Estado debe garantizar a los usuarios el acceso al transporte en condiciones dignas y que cumplan con todas las medidas de seguridad”, sostenía el documento publicado en la página web de la CTA.

En ese contexto, el secretario general de la Central, Hugo Yasky, añadió:“esta tragedia no puede quedar impune. No se puede seguir subsidiando grupos empresarios que no generan las inversiones necesarias para garantizar que los ferrocarriles sean un servicio en el que los trabajadores que viajen seguros y dignamente.

Sobre la concesión de la empresa, Yasky afirmó: “Es imprescindible que TBA deje de ser concesionaria del Ferrocarril Sarmiento. También lo es que el Gobierno asuma la responsabilidad de garantizar una política coherente en todas las concesiones. Del mismo modo, hay que derogar de inmediato decretos como el de emergencia ferroviaria -vigente desde el menemato- que otorga a las concesionarias cobertura legal para no invertir un centavo. Basta de gente viajando en condiciones deplorables mientras empresarios del transporte se hacen millonarios de la noche a la mañana”.

Asimismo, el dirigente sostuvo que “las autoridades de la Secretaría de Transporte no pueden seguir mirando para otro lado. Que no se repita una tragedia como esta no depende del destino sino de garantizar de una vez por todas políticas públicas que empiecen a revertir definitivamente el deterioro del transporte público de pasajeros”.

Finalmente, Yasky manifestó la solidaridad y el acompañamiento a los familiares de las víctimas fatales de este accidente, en nombre de la CTA.



Bonafini... Saliendo del clóset y el forceps K, nadie quiere quedar pegado a la suerte de Shiavi, que ya es un muerto político.

Bonafini cargó contra Schiavi
La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, calificó al secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, como "un pelotudo".
Y dijo que le da "vergüenza ajena" luego de sus declaraciones sobre el accidente ferroviario en la estación de Once que dejó 50 muertos y 703 heridos en las que sostuvo que si el accidente era un día antes hubiera habido menos muertes porque en feriado viajaba menos gente.

"Lo que dijo Schiavi es una vergüenza. Yo no se si podrá dormir tranquilo, si se podrá mirar en el espejo, al haber dicho que si fuera un día de fiesta hubiera habido menos muerte porque viajaba menos gente", sostuvo Bonafini.

"Otra vez le quieren echar la culpa al trabajador. Perón decía que los hombres son buenos, pero sí se los vigila son mejores. Yo le pido a la Señora Presidente que vigile un poco más a los hombres que tendrían que pensar un poco más en esta Patria y en este país", precisó.

"Me da vergüenza de (Ricardo) Jaime y de Schiavi, se les da tres millones por día y ¿que hacen con esa plata? ¿Por qué no estaban arreglados los frenos?", agregó Bonafini durante su habitual discurso de los días jueves en la Plaza de Mayo.

"Tal vez este discurso no le guste a la Presidente, no se que pensará ella y lo mal que se habrá sentido, porque con mucho criterio suspendió todo lo de Carnaval y me parece muy bien", señaló la titular de Madres de Plaza de Mayo.

Por otro lado, Bonafini consideró que "no se le puede echar la culpa al pibe que manejaba el tren", ya que "no tiene nada que ver y casi pierde la vida también" durante la tragedia.


--

El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog