23.1.12

Vintage vs Vintage

Se le llama "vintage" a todo aquello que ha pasado de moda que hoy se considera clásico. Se aplica el adjetivo "vintage" especialmente a aquello considerado de gran calidad.

La palabra "vintage", en una primera acepción en idioma inglés, significa "vendimia". Está relacionada con la cosecha de uva y la producción de vino. El término se extendió para usarlo en todo aquello con origen definido y calidad sobresaliente.

Dentro de este grupo de tendencias actuales con reminiscencias de otras pasadas, se encuentra el estilo vintage que en concreto se refiere al uso de prendas usadas o antiguas pero no cualquier tipo de prenda, sino aquellas exclusivas de alto nivel y por lo tanto gran valor y precio relativamente elevado, combinadas con otras nuevas o renovándolas al añadirles algún accesorio o elemento más actual, es una especie de reciclaje del vestuario que conduce a una imagen original, única y divertida.

No es cuestión de rescatar un camisón del placard de la abuela, ese que te recuerda tu infancia: botones de tela, cinturón y estampado ocre con flores rojas. Aunque, de hecho, lo nuevo en la moda es llevar lo viejo.

Casi una paradoja: en el imperio donde reina la novedad, se privilegia lo antiguo. Casi. Porque la novedad es rescatar viejas prendas de otras décadas y combinarlas con nuevas tendencias con el fin de crear un look distinto y, al fin y al cabo, nuevo.

Se trata de la moda vintage. Este término se utiliza para describir artículos o prendas de ropa "retro" que tengan, por lo menos, diez años de historia. Actualmente, lo más rescatado pertenece a las décadas del 50, 60, 70, 80.

Casas de indumentaria internacionales y una gran parte de los diseñadores independientes han adoptado la práctica de reciclar prendas para transformarlas en productos apetecibles para un público con ansias de novedad. Firmas internacionales, como Prada o Channel, han reeditado diseños históricos asegurando no se trata de copias, sino de modelos originales.
Eso sí, nada de pensar que los viejos tiempos fueron mejores, para que el vintage funcione es necesario mezclarlo con lo actual. Es decir, seguir antiguo y vigente consejo de las novias, el de combinar algo nuevo con algo viejo y demás. Se trata de una tendencia que furor esta temporada: lucir una prenda vintage y alegrarla con un toque de modernidad. De esta forma, se revitaliza una moda de colores sepia y se resalta la bondad de la ropa añeja y el de la actual.

La premisa es modernizar las prendas agregando hebillas, tachas, botones o mostacillas bordadas. Se pueden quitar volados o tablones o utilizar un encaje antiguo para agregarlo al ruedo de una pollera. Modificar las mangas y combinar con géneros modernos como tela de avión o polar. O vestirse con la moda actual y agregar un sombrero, pañuelo, cartera o zapatos de estilo vintage.

Para estar a tono con este fenómeno sólo basta una visita al baúl donde mamá y la abuela guardan reliquias del pasado. En el caso de que adquirir algo directo del hogar sea considerado como una profanación, la opción es pasear por cualquier feria americana o mercado de pulgas donde se consiguen prendas desde $ 10.

Vintage para todos. EN LA TECNOLOGÏA

El vintage es una manifestación de la cultura posmoderna. Es producto de la pérdida de fe en el progreso y el desencanto del motor de la innovación propia de la modernidad. Así, en vez de mirar al futuro, se recurre con nostalgia a elementos de eras pasadas, pero carentes de significado original. De esta manera, la moda se sirve del pasado por motivos meramente estéticos, donde se mezclan elementos de distintas épocas y lugares, descontextualizados de su función y razón original.

Va desde un reloj, pasando por vestimenta de todo tipo, accesorios, música, arte, estilo fotográfico, decoración de interiores, hasta un automovil. Tal es el valor actual de lo vintage, que las casas de moda están recurriendo a esa estética en sus nuevas colecciones.
La atracción por lo vintage deriva de las siguientes razones.


Exclusividad: La mayoría de los productos vintage fueron producidos en pequeñas cantidades y son menos aún los que han llegado a nuestros días.
Calidad: Son artículos caracterizados por su buen hacer, muchas veces de manera artesanal en su totalidad o gran parte de ella.
Materiales: Gran parte del género con el que se realizaron en su momento tiene hoy un precio desorbitado.
Valor económico: Su precio está muy alejado de prendas similares actuales. Su valor incrementa según la época a la que pertenece y su buen estado.
Acabado: El gusto por el detalle, están realizado con un esmero del que suelen carecer los productos de la actualidad.
Estilo: Lo vintage está asociado a personas creativas y de gusto refinado.


El vintage es una manifestación de la cultura posmoderna. Es producto de la pérdida de fe en el progreso y el desencanto del motor de la innovación propia de la modernidad. Así, en vez de mirar al futuro, se recurre con nostalgia a elementos de eras pasadas, pero carentes de significado original. De esta manera, la moda se sirve del pasado por motivos meramente estéticos, donde se mezclan elementos de distintas épocas y lugares, descontextualizados de su función y razón original.

    Muchas empresas actualmente han creado una división de sus productos dedicado al mercado consumidor de este estilo. Productos como envases de alimentos, vestimenta, automóviles, motocicletas, música, juegos, relojes, entre muchos otros. En este caso estudiaremos la inclinación actual hacia la estética vintage que está ocurriendo en cuanto a las cámaras fotográficas digitales.

    Las empresas fabricantes de cámaras compactas digitales como , Fuji Film, Olympus y Pentax entre otras, reinantes en el mercado de fotografía amateur hoy día, actualizan sus modelos a una vertiginosa velocidad, poniendo a la venta productos con cada vez más calidad y cada vez más pequeñas en su tamaño y más modernas en su aspecto, y aunque lo digital le ha ganado la partida a los analógico desde hace tiempo, parece ser que queremos recuperar la apariencia de los productos de antes, es por eso que hoy estas empresas están dando una mirada al pasado en cuanto a sus equipos. Esto sucede porque en los últimos años ha habido un cambio de tendencia a nivel general de productos, el aumento de demanda de discos antiguos o coches clásicos ha estado en aumento, los compradores valoran su originalidad y su valor sentimental, esto ha promovido el diseño industrial retro, afectando también a las cámaras fotográficas que se venden hoy día.


--


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog