24.1.12

En el afrodisíaco restaurante Te Mataré Ramírez (Gorriti 5054, Palermo Soho), las nueve integrantes de este equipo sedujeron tanto a hombres como a mujeres con un fino despliegue de sensualidad, baile y humor.

Con una propuesta que rescata los espectáculos de principios del siglo
pasado, el staff de Buenos Aires Burlesque ofreció un deslumbrante y
divertido show en pleno Palermo Soho.

En una época en la que el erotismo ha perdido todo rasgo de sutileza y
se ha transformado en lisa y llana vulgaridad chabacana, con bailes de
caño brutalmente explícitos y "vedettes" como Cintia Fernández
paseándose prácticamente desnuda por las calles de Carlos Paz con un
megáfono, la propuesta de Buenos Aires Burlesque puede resultar
insulsa para el ojo acostumbrado a exageraciones corporales pero
sumamente refrescante y divertida para aquellos que trascienden de la
grasada.

En el cómodo y coqueto primer piso del afrodisíaco restaurante Te
Mataré Ramírez (Gorriti 5054, Palermo Soho), las nueve integrantes de
este equipo sedujeron tanto a hombres como a mujeres con un fino
despliegue de sensualidad, baile y humor.
Para los que no estén familiarizados con el género, el burlesque nació
como una ridiculización teatral, cuya versión norteamericana floreció
debido a que entre sus actos incluía rutinas que involucraban un
factor erótico y representaciones que recurrían al humor, acompañado
por números musicales que frecuentemente utilizaban piezas de jazz.

Con un presentador rigurosamente enfundado en un traje negro y corbata
de moño ("un muñeco de torta" según sus palabras), los distintos
números del show "Burlesque Extravaganza" de este tándem porteño se
sucedieron a manos (y piernas) de Duchess Hornella, Sunny Honey,
Naughty Claudie, Lola Mae, La Jax Fatale, Little Miss Muffin, Miss
Marine Blue y Bonnie Fox, con la asistencia de las Blossom Babies.
Todas ellas experimentadas bailarinas con cuerpos absolutamente
naturales.

El show comenzó con un recibimiento a la audiencia mediante un número
de Charleston en el que las simpáticas muchachas regalaron golosinas a
los espectadores al ritmo de esta frenética versión norteamericana del
foxtrot. La cuidada estética y el talento de las bailarinas reprodujo
con exactitud aquellos viejos films de la década del 20 que retrataban
los años locos estadounidenses, previos a la Gran Depresión.

Presentador mediante, comenzó el primer unipersonal de la velada, a
manos de Lola Mae, quien aseguró que "lo que Lola quiere, Lola lo
consigue", con un sugerente striptease en el que se despojó de un
atuendo similar al de Jessica Rabbit. La siguió Naughty Claudie, con
su show "All of me"  y una divertida parodia del clásico "Alicia en el
país de las maravillas", en la que la bella Sunny Honey debía
despojarse poco a poco de su vestido azul para poder perseguir a la
conejita blanca.

Los cánones del burlesque no son, en realidad, distintos a los que se
utilizan en el programa de Marcelo Tinelli o el teatro de revista, es
decir, tomar un tema (un cuento infantil, una muñeca, una cocinera o
hasta un ascensor) y plagarlo de baile y humor erótico. La diferencia,
por supuesto, reside en la clase y la sutileza que se utiliza para
presentar estas parodias.

Otro aspecto fundamental y favorable de este espectáculo es la
continua participación del público. Miembros masculinos y femeninos
participaron junto a las bailarinas en distintos juegos de erotismo
inocente, que consistían en ver quien comía una banana con mayor
sensualidad o quién se desvestía más rápido. El ganador también lo
decidía la audiencia, mediante sus aplausos.
Tras un breve intervalo de 15 minutos y cuatro representaciones que
parodiaron situaciones cotidianas, Miss Marine Blue revivió un clásico
número de este tipo de espectáculo con su "Pop tease", consistente en
cubrir su cuerpo de globos para explotarlos lentamente, dejándola en
paños menores. Fue también uno de los shows más atrevidos, ya que
concluyó con la protagonista con sus pechos al aire, apenas tapados
por un poco de brillantina. El público masculino, muy civilizado y
respetuoso hasta el momento, no pudo contenerse e irrumpió en gritos,
aplausos y chiflidos.


Sin embargo, lo mejor estaba por venir. La más que sexy australiana
Bonnie Fox presentó "Temptation", donde desplegó su talento para el
baile apenas cubierta por un bikini dorado (sólo la parte de abajo) y
los clásicos abanicos de pluma gigantes. Una forma soberbia de cerrar
un espectáculo que prometía sensualidad y cumplió con creces.
Por supuesto, no todas son flores. El maestro de ceremonias parecía
más nervioso que las propias bailarinas y se trabó en varias
oportunidades, además de ciertas casi imperceptibles descoordinaciones
con la música. No obstante, al reparar en el hecho de que toda la
puesta en escena y organización del espectáculo corrió por cuenta (y
bolsillo) de las propias bailarinas, cualquier crítica parece injusta.

Lo cierto es que el show de Buenos Aires Burlesque es una propuesta
inédita en la Ciudad, divertido, sexy y hasta podría decirse que apto
para todo público (sus hijos ya vieron cosas mucho más picantes,
señora, se lo aseguro). No hay que dejar de estar atentos a la próxima
"Extravaganza" de estas chicas, que demostraron que el erotismo puede
volver a ser un arte.

--


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog