20.1.12

El ultra Kirchnerista Gustavo Sala pone en práctica la Comic Xenofobia antijudia como método de propaganda política. A 70 AÑOS DE LA "SOLUCION FINAL"

La nueva línea política del diario Página 12.

Xenofobia para todos.


Gustavo Sala, creemos desde Palermonline que sos un fascista disfrazado de progre. No aportas nada.
El ultra Kirchnerista Gustavo Sala pone en práctica la Comic Xenofobia antijudia como método de propaganda política. A 70 AÑOS DE LA "SOLUCION FINAL" 
Página 12 sale a pedir disculpas a las apuradas. El silencio sospechoso de TELAM su comisaría política. El INADI queda muy mal parado con su tíbio mensaje.



Tira humorística que agravia a la comunidad judia


A raíz de la publicación de una tira cómica en Página 12 autoría del humorista Gustavo Sala, que resulta agraviante para la comunidad judía por su contenido xenófobo, el interventor del INADI, Pedro Mouratian, envió este mediodia una carta al director periodístico de ese matutino, Ernesto Tiffenberg.
“El organismo que represento entiende que por su contenido, esa obra es susceptible de provocar una ofensa o agravio hacia la comunidad judía y a la sociedad en su conjunto, aun cuando no haya sido esa la intención de su autor o del medio de comunicación.
Es entonces que estimamos auspicioso que el medio de comunicación, en este caso Pagina 12, y/o el autor de la obra, solicite públicamente disculpas por el agravio producido”, sostuvo Mouratian en la misiva enviada a Pagina 12 y puesta en conocimiento de los representantes deDAIA y AMIA.
En la obra publicada se observa a Hitller y a un musicalizador (“David Gueto”) haciendo danzar a las víctimas de un campo de concentración bajo la consigna “si están relajados, los jabones salen muchos mejor”.
PRENSA INADI

Una vez puede ser un error. Dos una conducta. Pero cuando la sucesión de caricaturas develan una posición ideológica, ya no es artista, ni humor sino una posición ideológica tanto en el diario como en la vida. (VEA LA SEGUNDA HISTORIETA DE GUSTAVO SALA SOBRE EL HOLOCAUSTO)

(Especial para AJN, por Sergio Bergman).- Una vez puede ser un error. Dos una conducta. Pero cuando la sucesión de caricaturas develan una posición ideológica, ya no es artista, ni humor sino una posición ideológica tanto en el diario como en la vida.


Página/12 ya se disculpó. Debemos aceptar estas disculpas y reconocer agradeciendo este inmediato reflejo del error que es una aberración editorial para sus máximos responsables. En el diario quedó claro que no quieren confundir su línea progre con el fascismo que revitaliza al nazismo, en las referencias claras de los antisemitas que, además de profanar a las víctimas, lo hace con la memoria de la Shoá como agravio en genocidio para toda la humanidad.


Pero el autor no solo no se disculpa sino que ratifica con más de una caricatura -que adjuntamos- una posición ideológica que no tiene defensa de error incidental. Sala no tiene ya la coartada de lo progre ni el amparo del diario que no es necesariamente fiel a la verdad cuando se trata de política nacional teniendo como práctica habitual distorsionar o mentir bajo la impunidad que da el financiamiento de la pauta oficial del Estado para denostar a quienes no piensan como ellos que son el Gobierno Nacional.


Aquí Gustavo Sala está ante la ley. No ante la comunidad judía. Está ante toda una sociedad que no espera explicaciones sino justicia para quien comete delito de discriminación. Todos los argentinos que estamos dolidos por este agravio no esperamos sus disculpas sino el castigo de todo el peso de la ley para quien discrimina, propiciando el odio gratuito, un antisemita que por dibujar caricaturas no puede dibujarnos, que por mas progre que sea es un fascista que reitera su afinidad con los nazis, ya no como recurso, sino como una identificación ideológica, que repudiamos y ahora solo esperamos que no sea solo trabajo editorial de unos días, sino una sentencia ejemplar de la justicia argentina.


AJN.- El Centro Simon Wiesenthal manifestó su "profundo disgusto" con la polémica historieta publicada por el diario Página/12 que banaliza la Shoá. En un comunicado enviado a la Agencia Judía de Noticias, la organización sostuvo que la historieta es "ofensiva y carece de la más mínima sensibilidad". "Como una publicación que desde sus orígenes ha defendido los derechos humanos y la lucha contra el racismo, esperamos que Página/12 exprese públicamente sus disculpas por esta distorsión de la historia", expresó Sergio Widder, director del Centro Wiesenthal para América Latina.


El Centro Simon Wiesenthal manifestó su "profundo disgusto" con la polémica historieta publicada por el diario Página/12 que banaliza la Shoá. En un comunicado enviado a la Agencia Judía de Noticias, la organización sostuvo que la historieta es "ofensiva y carece de la más mínima sensibilidad".

"Como una publicación que desde sus orígenes ha defendido los derechos humanos y la lucha contra el racismo, esperamos que Página/12 exprese públicamente sus disculpas por esta distorsión de la historia", expresó Sergio Widder, director del Centro Wiesenthal para América Latina.

En el mismo comunicado, Widder indicó que "la preservación de la memoria del genocidio nazi debería servir como modelo para la recordación, la educación y la prevención de violaciones a los derechos humanos".

"Ofrecemos al diario nuestra cooperación para la publicación de contenidos acerca de la educación sobre el Holocausto y en favor de la tolerancia", agregó el representante del Centro Wiesenthal.

La polémica se inició a partir de una tira cómica firmada por Gustavo Sala y titulada "Una aventura de David Gueto, el DJ de los campos de concentración. En: FieSSta", con la tradicional sigla del cuerpo de élite nazi.

La publicación presenta un centro de exterminio en el cual un disc-jockey, cuyo nombre parodia desafortunadamente, al del francés David Ghetta invita a los prisioneros judíos, aunque no identificados como tales, a bailar.

Si bien éstos en principio le cuestionan el nada tener que festejar por estar siendo asesinados en masa, en cámaras de gas y para hacer jabones, son finalmente convencidos por el propio Adolf Hitler, quien les sugiere que "un poco de diversión no les vendría mal" y los insta a divertirse porque "la vida es corta".

El cuadro se completa cuando los prisioneros se ponen a bailar al grito de "Fiesta" se ve al genocida nazi felicitar al DJ porque "si están relajados, los jabones salen mucho mejor".




AJN.- El presidente de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA), Waldo Wolff, expresó desde Alemania su más enérgico repudio a la banalización que el diario Página/12 hizo del Holocausto a través de una tira cómica publicada en su suplemento joven. "Aquel que banaliza la Shoá no solo ofende a las víctimas, sino que se autodegrada. Nadie bien nacido y bien criado puede permitirse el hecho de bromear con semejante hecho", sostuvo el dirigente en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias. Wolff confirmó que la entidad emitió un comunicado exigiendo al diario que se retracte y precisó que durante el fin de semana se analizarán los próximos pasos a seguir.

El presidente de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA), Waldo Wolff, expresó desde Alemania su más enérgico repudio a la banalización que el diario Página/12 hizo del Holocausto a través de una tira cómica publicada en su suplemento joven.

"Aquel que banaliza la Shoá no solo ofende a las víctimas, sino que se autodegrada. Nadie bien nacido y bien criado puede permitirse el hecho de bromear con semejante hecho", sostuvo el dirigente en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

Wolff, hijo de sobreviviente del Holocausto ya que su padre escapó después de Kristallnacht en 1938,  insistió con que quienes degradan lo ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial "insultan los valores básicos de su crianza".

"No solo me da bronca sino que me da vergüenza ajena. Es degradar los valores de su casa de familia a su mínima expresión", transmitió el dirigente.

El presidente de FACCMA valoró la respuesta de la gente expresada a través de las redes sociales. "Hoy las redes sociales explotaron. Celebro la reacción de las bases que indignadas inundaron la web con expresiones a tono con la ocasión", afirmó.

Asimismo, Wolff sostuvo que "militar en el judaísmo no es una elección, es una obligación". "En nombre de todos aquellos que dieron su vida para que hoy podamos profesar nuestra fe a la luz del sol y con la cabeza alta me siento orgulloso de todos aquellos que se expresaron", agregó.

El dirigente resaltó que desde la Federación "se reaccionó inmediatamente en línea con los valores centrales del movimiento macabeo".

En este sentido, Wolff confirmó que FACCMA mandó un comunicado al diario "exigiendo una retractación" y transmitió a todas las afiliadas el comunicado difundido por la DAIA, que es la representación política de la comunidad judía argentina.

"Evaluaremos el fin de semana como seguimos. Pero siempre levantando las banderas de defender nuestro derecho a vivir sin dar explicaciones. No es momento de ambigüedades. Con la Shoa no se jode", concluyó.

 Gustavo Salas y la nueva política K. Xenofobia para todos.
En la tira cómica, de cuatro viñetas, aparece un musicalizador, identificado como David, que insta con términos soeces a un grupo de hombres y mujeres a divertirse: "Vamos, putos, bailen! Fiesta, fiesta!", exhorta, ante lo cual los aludidos replican: "No tenemos nada que festejar, David, nos matan y nos exterminan en masa".
En el segundo cuadro, el DJ insiste: "Vamos, che, no sean mala onda, chicos. A bailar, a bailar!", pero sus interlocutores vuelven a quejarse: "Nos matan en cámaras de gas y hacen jabones con nosotros. Sabías eso?".
Seguidamente, aparece el personaje de Hitler que se acerca al musicalizador y le dice: "Che, David, tenés razón: un poco de diversión no les vendría mal", mientras que dos integrantes del grupo responden: "Sí, señor Hitler". "Vamos, diviértanse, que la vida es corta", añade el líder del Tercer Reich. En el último recuadro, el personaje del jerarca alemán le agradece al protagonista sus esfuerzos por divertir al grupo: "Si están relajados, el jabón sale mejor", finaliza.


DATO

Víctimas de la Segunda Guerra Mundial

La contabilización de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial ha sido objeto de numerosos estudios, que generalmente ofrecen estimaciones de entre 55 y 60 millones de personas fallecidas, elevándose hasta más de 70 millones según los cálculos más pesimistas y de 40 a 45 millones según los más optimistas.
Entre las víctimas mortales se cuentan tanto combatientes y militares como también, y principalmente, población civil, víctima de la propia violencia de los enfrentamientos armados, en especial durante los bombardeos sobre ciudades, pero también como resultado de las particulares circunstancias del conflicto que llevaron a violaciones masivas de los derechos humanos siendo el fenómeno del holocausto su máximo exponente, junto con la deportación y reclusión en campos de concentración, a lo que se añadió la desprotección de los millones de refugiados y desplazados, sometidos a hambrunas y los rigores del clima. El cálculo se ha visto dificultado por el ocultamiento y cambio de algunas cifras; por ejemplo, Stalin reconoció en 1945 que la URSS tuvo 7 millones de muertos (en la actualidad los cálculos van de 17 a 37 millones de muertos). China, el segundo país con más muertos, tiene problemas para calcular sus pérdidas porque en esos tiempos sufría una guerra civil, de modo que éstas se estiman entre 8 y 30 millones.2 Alemania fue el tercer país más afectado, con cifras estimadas entre 4,5 y 10 millones de perdidas3 (1,5 millones de civiles por bombardeos aliados).4 Polonia fue el cuarto país con más muertos 3 millones, y 6 millones la población judía muerta en el Holocausto. Además hay varias cifras que no han sido incluidas porque se han ocultado deliberadamente de la historia, como la hambruna que la guerra provocó en Bengala y mató de 2 a 4 millones de indios.5 El cálculo más alto habla de hasta 100 millones de muertos.6 Japón tuvo 1,2 millones de soldados y un millón de civiles muertos y 1,4 desaparecidos.7


En Historia, se identifica con el nombre de Holocausto a lo que técnicamente también se conoce, siguiendo la propia terminología del Estado nazi, como Solución Final (en alemán, Endlösung) de la cuestión judía: el intento de aniquilar totalmente a la población judía de Europa1 que culminó con la muerte de unos 6 millones de judíos.2 Entre los métodos utilizados estuvieron la asfixia por gas venenoso, los disparos, el ahorcamiento, los golpes, el hambre y los trabajos forzados.
Aunque las políticas criminales contra los judíos se habían ido desarrollando paulatinamente desde años antes, la decisión de afrontar el exterminio definitivo fue tomada, con bastante probabilidad, entre finales del verano y principios del otoño de 19413 y el programa emergió en su plenitud en la primavera de 1942.4 La persona encargada de su diseño y organización administrativa fue Heinrich Himmler.5 Por lo demás, fue la repetida retórica antisemita asesina deAdolf Hitler la que incentivó la ejecución de las matanzas, que contaron directamente además con su aprobación.6

Un campo de concentración (o campo de internamiento) es un centro de detención o confinamiento donde se encierra a personas por su pertenencia a un colectivo genérico en lugar de por sus actos individuales, sin juicio previo ni garantías judiciales, aunque puede existir una cobertura legal integrada en un sistema de Represión política. Se suelen emplear campos de concentración para encerrar a opositores políticos, grupos étnicos o religiosos específicos, personas de una determinada orientación sexual, prisioneros de guerra, civiles habitantes de una región en conflicto, u otros colectivos.1
A diferencia de un campo de prisioneros, que se emplea como centro de detención de militares enemigos en un conflicto, un campo de concentración se usa mayoritariamente para la detención de personas no combatientes (aunque en algunos períodos históricos también se emplearon para encerrar a prisioneros de guerra). Son centros de detención conocidos públicamente, usualmente de gran extensión.
Se considera como variante el campo de trabajo, un campo de concentración donde los reclusos son sometidos a trabajos forzados, frecuentemente en condiciones deplorables.
Debido al maltrato de la población civil durante la Segunda Guerra Mundial, se redactó la Cuarta Convención de Ginebra en 1949, legislando específicamente sobre el trato que deben dar las partes beligerantes en un conflicto a la población civil.



Una sobreviviente consideró "aberrante hacer humor" con el genocidio nazi

 

La historieta difundida por el diario Página12 generó repercusiones entre los integrantes de la comunidad judía, aunque también en la sociedad en general. 
Es que la tira cómica se refería con sarcasmo al Holocausto y sus consecuencias.
Radio 10 habló con una sobreviviente del gueto de Varsovia, quien consideró"aberrante y doloroso" que se haga humor con lo que ellos (por los judíos) vivieron. 
"Es muy agresivo que se rían de lo que nos pasó. No existe humor negro para eso. Lo que nosotros vivimos no se presta para el humor, es una tragedia", resumió Irene Dab sus sensaciones ante la publicación. 
Para la mujer, "cuesta entender que banalicen lo ocurrido". Y opinó que "quizá el humorista (Gustavo Sala) simplemente es una persona antisemita y se largó a decir lo que siente"
Luego de asegurar que "hay ciertos temas que no se pueden tomar de esa manera", Irene recordó lo que fue parte de su vida: "Toda mi infancia pasó en la guerra. Fui separada de mis padres y escondida en diferentes lugares gracias a gente que se jugaba su vida para ayudarme".
"Pasé 5 años escondida en roperos, sótanos, como pude…es un milagro haber sobrevivido", sintetizó la mujer, que finalmente se reencontró con su familia los últimos días de la guerra, una semana antes de ser liberada. 
Y analizó: "Este país nos recibió con los brazos abiertos, pero evidentemente sigue habiendo focos medio jorobados".

Sala un antisemita, antijudio o antisionista, como más les guste llamarlo.

El año pasado, Sala publicó una tira titulada “El sillón en el que si te sentás sos nazi”, en la que aparece un personaje Luis Roldán que se encuentra con dos judíos a los que les ofrece un sándwich y 30 pesos.
Luego, Roldán se encuentra con sillón y se sienta. En el siguiente cuadro aparece el personaje diciendo: “Siento algo raro, como si me dieran de… perseguir judíos! ¡Vengan malditos! Desde que se sentó Hitler que no me divertía tanto”.
Sin duda esta publicación conocida en las últimas horas también despertará la reacción de la comunidad judía argentina y de distintos sectores de la sociedad que ya se manifestaron en forma masiva a través de las redes sociales tras la publicación de "Una aventura de David Gueto. El DJ de los campos de concentración en fiesta", en referencia al conocido DJ David Ghetta.

La pólitica de derechos humanos K
Conclusión para el Kirchnerismo y sus teoricos del relato único,  los únicos muertos del mundo fueron las victimas de la última dictadura militar Argentina. Los demas son para reir según el Sr. Sala.
Telam el promotor de Página12 tiene silencio de radio.



De interes para Sala. 20 de enero:


Alemania recordó los 70 años de la planificación del Holocausto

El presidente alemán, Christian Wulff, recordó el genocidio planificado por la tecnocracia nazi en la Conferencia celebrada hace 70 años a orillas del lago Wannsee, el idílico lugar que unos años antes cautivó a un cineasta judío llamado Billy Wilder.

Wannsee fue el lugar donde el alto funcionariado nazi, con Adolf Eichmann a la cabeza, puso en marcha "el exterminio organizado de los judíos europeos", apuntó Wulff, en el aniversario del 20 de enero de 1942 en que se celebró esa conferencia.

El hermoso lago de las afueras de Berlín quedó así envuelto para siempre en una "extraña atmósfera" a la que nadie queda ajeno, siguió el presidente.

Ello no quita que hubiera sido también el lugar al que acudían a bañarse, navegar y disfrutar de la vida "judíos y cristianos, ricos o pobres", como refleja la película "Menschen am Sonntag" -"Gente en domingo"- rodada en 1930, con un tal Samuel Wilder como guionista.

Samuel Wilder entraría en la historia del cine como Billy Wilder, el nombre que adoptó tras exiliarse a EEUU con la llegada de Adolf Hitler al poder (1933), y con el que filmó clásicos como "Un, dos, tres", la genial comedia rodada en el Berlín de la Guerra Fría.

El "objetivo común", dijo Wulff, es la Alemania "abierta y libre", donde todo el mundo pueda "reír y ser feliz", en Wannsee o cualquier otro lado, lo que implica combatir a la ultraderecha hoy.

"Sentimos rabia y vergüenza", afirmó el presidente, quien ratificó su compromiso con el esclarecimiento de los asesinatos en serie de inmigrantes, cometidos por la célula neonazi descubierta casi casualmente el pasado noviembre y que llevaba desde los años 90 actuando impunemente.

Con el contraste entre el Wannsee idílico y el peligro que sigue entrañando la ultraderecha alemana en el país que perpetró el Holocausto, Wulff abrió el seminario internacional organizado a propósito del aniversario de la Conferencia de 1942.

En las sesiones académicas participan el historiador británico Peter Longerich, el alemán Eckard Conze y el estadounidense Mark Roseman, centrados en el tema común de lo que fue una operación de exterminio sistemático sin precedentes históricos.


La Conferencia de Wannsee

La Conferencia de Wannsee, de apenas 90 minutos de duración, había sido convocada como un "desayuno de trabajo" por el jefe de Seguridad del Reich, Reinhard Heydrich, con asistencia de Eichmann y los secretarios de Estado de los principales ministerios.

Su único tema era la planificación de la "solución final", cuyo protocolo redactó Eichmann, máximo responsable y coordinador de las deportaciones, aunque la responsabilidad última correspondía a Heinrich Himmler, jefe de las SS.

Eichmann -ejecutado en Israel en 1962- fue el artífice de la operación, mientras que los restantes 14 asistentes eran tecnócratas de los ministerios implicados en la logística del genocidio.

El Holocausto funcionaba ya a pleno rendimiento en el Báltico, Bielorrusia y Ucrania, pero el Tercer Reich pretendía sistematizarlo hasta exterminar a los once millones de judíos de todo el mundo.

Los resultados de la conferencia quedaron plasmados en quince páginas, suficientemente explícitas respecto a los objetivos.

Se trazó así un organigrama con planes de deportaciones masivas en trenes, que dirigirían a los judíos a campos de exterminio o de trabajo, en función de sus condiciones físicas. El destino que les esperaba sería "trabajar hasta morir" o la "eliminación inmediata".

El documento no lleva la firma de Hitler, puesto que -según la opinión más extendida entre los historiadores- era un mero trámite burocrático para un exterminio decidido de antemano por el "Führer". EFE



Shoá/Historieta. Opinión. ¿Dónde están?

(Especial para AJN. Por José Scaliter *).- No voy a abundar sobre el libelo antisemita, publicado en forma de historieta cómica por Página/12, que se inscribe en la corriente de banalización de la Shoá ni en el tibio y ridículo pedido de disculpas efectuado, tanto por su autor como por la dirección del periódico.
Simplemente quiero preguntar donde están las expresiones de condena del Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, del Premio Nobel de la Paz, Pérez Esquivel, de Amnistía Internacional, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, del Centro de Estudios Legales y Sociales, de las Abuelas de Plaza de Mayo y de todas las organizaciones que día a día se llenan la boca con discursos grandilocuentes sobre los Derechos Humanos...donde están?
Donde están las expresiones de repudio de Ricardo Alfonsín, Lilita Carrió, Eduardo Duhalde, Rodríguez Saá, Hermes Binner, Jorge Altamira, Mauricio Macri, Daniel Scioli, Francisco de Narváez...donde están?
Donde están...? Qué piensan quienes pretenden dirigirnos...? La Shoá y su banalización no es un tema para preocuparse...?
El antisemitismo es una expresión superlativa de la intolerancia.
Si queremos construir una sociedad basada en la libertad, la igualdad y el respeto mutuo, no debemos permitir estas expresiones de intolerancia, que ofenden a la sociedad toda.
*Vicepresidente Segundo de la AMIA





Opinión. Carta abierta a Gustavo Sala



Especial para AJN, por Beatriz Gurevich*.- Me presentaron su historieta anticipándome que era ofensiva. No lo tomé en cuenta. Como estaba sin anteojos un amigo me leyó el texto y entreví los dibujitos. Literalmente, mi panza se anudó como la de mis interlocutores. (Ahora se sabe que hay células nerviosas en el estómago) Volví a casa, busqué el diario y recorrí el comic con detenimiento. Descubrí que lo que me irritó fue su cinismo ante el sufrimiento. Su relato es tan polisémico que puede regocijar a un antisemita filo nazi y homofóbico, y también provocar la sonrisa en una persona ingenua. Una tercer mirada podría percibir que está atravesado por una cierta condescendencia –tal vez inconsciente- con los que hicieron jabón con grasa humana y pantallas de velador, con piel de sus víctimas. Eso ocurrió.




Hay historias con las que no es legítimo jugar, menos aun cuando se corre el riesgo de banalizarlas. Para hacer humor con este tema hay que haber sentido el dolor de la víctima, como Art Spiegelman, el autor de Maus. En cambio, su comic parecería indicar que usted no encuentra aberrantes las atrocidades cometidas.  Con ello no queremos decir que hay que “solemnizar” los genocidios o regular la libertad de expresión respecto de este u otro tema. Muy por el contrario, jamás estaríamos a favor de los silencios. Pero sí a favor de que quienes comunican lo hagan con conocimiento, verdad, empatía y responsabilidad. Para bien o para mal son constructores de cultura, formadores de mentalidades y, por ello, también de sociedad. Dicho rol debería obligar moralmente a quienes disponen de tan insondable poder. Estamos en contra de toda forma de auto victimización y de manipulación de la condición de víctima. Estamos a favor del respeto por el sujeto humano. Ello necesariamente implica empatía hacia sus sentimientos.




Pensamos como Maimón des que el mal obrar es producto de la ignorancia acerca de la condición humana y del mundo en el que los seres humanos convivimos. Compartimos que el error en la comprensión lleva al error en la conducta. Y, que el mal obrar sobre otro sujeto finalmente perjudica al colectivo. Compartimos la convicción de que a través del conocimiento cabal de los hechos, la enemistad, el resentimiento y el odio disminuyen. Así lo dice la Guía de los Perplejos (Guía, III:11)  Vale la pena recordar que la escritura, en este caso su comic, es una forma de conducta. Y, por ello nos dirigimos a usted.




Imagino que no hubo mala fe ni intención aviesa de su parte, pero la displicencia de su conducta evidenciada en la confusa ambigüedad del texto lanzado al espacio, sin reparar en que aborda un tema que lacera heridas producto de la más deleznable violación de los derechos que le asisten a las personas, muestra un tipo de mentalidad que, con tal de hacer reír, repara poco en los potenciales daños. Ciertamente sus dibujos llegan, sus ocurrencias son inteligentes y, unos y otros se conjugan, retroalimentando el efecto. Pero mi paseo por “Una aventura de Claptan Varsky, el guitarrista judío en: La Oferta” y por “Una aventura de Monseñor Poncharelo, el cura de tránsito en: Sonamos”, me indica que poco atiende a las implicancias de consolidar estereotipos negativos. ¿Qué duda cabe que hay curas, imanes y rabinos, además de tantos otros personajes públicos, cuya conducta contradice totalmente los valores y principios declarados? Pero temo que el tipo de humor que practica usted no contribuye a que se supere lo que denuncia. Y hasta podría tener el efecto contrario. Tratemos de evitar que crezca el malestar en la cultura. ¿Es mucho pedir?


(*) Beatriz Gurevich, Centro de Estudios de Religión, Estado y Sociedad del Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer

El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html


No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog