12.12.11

LAS COMUNAS ABREN IMPORTANTES CANALES DE PARTICIPACIÓN

En Palermo los comuneros no tienen oficalmente ningún espacio, ni
sillas, ni mesas, ni pupitres ni teléfonos, asignados. Están basicamente en pelotas y con una Agenda que la va a marcar Maxi. La oposición en Palermo asume dividida. El Pro puede hacer la plancha 4 años seguidos sin parar ni mirar al guardavidas.

Desde Palermonline Noticias, Felicitamos a todos y esperemos una buena convivencia. El único medio de prensa del barrio de Palermo que puede demostrar gestión periodistica durante los últimos 12 años (solo este año editamos 5000 noticias)... nuestro mensaje... los vamos a mirar con LUPA.


Estos son los Comuneros por Palermo

Corach, Maximiliano (PRO) (Justicialista)
Alonso, María Amelia Concepción (PRO) (Liberal)
Figueroa, Julio César (PRO) (Liberal)
Herrera, María Paula (PRO) (Liberal moderna)


Ochoa, Graciela (FPV) (Peronista)
Gonzalo, Martínez de Ibarreta (FPV) (La Campora)


Charlon, Marcelo Alejandro (Proyecto Sur) (ex UCR)





Arrancaron las Comunas porteñas

IGNORADAS POR EL MACRISMO, LAS COMUNAS ABREN IMPORTANTES CANALES DE PARTICIPACIÓN

El legislador porteño del Partido Socialista Auténtico -Bloque
Proyecto Sur, Adrián Camps, se refirió así al inicio de la gestión de
las Comunas en la Ciudad de Buenos Aires: "Sin actos oficiales ni
festivales en los barrios, las 15 juntas comunales entraron
técnicamente en funciones sin que la mayoría de los ciudadanos tomara
conciencia de esta nueva realidad".

"Más allá del esfuerzo del gobierno de Macri por negarlas, las comunas
constituyen el hecho institucional más trascendente de la historia de
Buenos Aires desde su constitución como Ciudad Autónoma, ya que la
estructura de gobierno incorpora elementos totalmente novedosos",
aseguró Camps, y explicó: "La junta comunal de siete miembros ejerce
funciones ejecutivas en forma colectiva, sus integrantes deberán
alcanzar altos niveles de acuerdo. Mucho más innovadores son los
Consejos Consultivos Comunales, participativos y autónomos, que no
dependen de ningún organismo del Estado; pueden integrarlos las ONG's,
los partidos políticos y los ciudadanos en general. Tienen la función
de generar propuestas y ejercer el control".

Para Adrián Camps "nos encontramos ante un hecho verdaderamente
insólito, el PRO preside hoy la totalidad de las comunas y el gobierno
de ese mismo partido hace todo lo posible para que estas instituciones
no puedan funcionar a plenitud".

"Seguramente llevará algún tiempo lograr que los vecinos se den cuenta
de que tienen una herramienta importante para defender y mejorar la
calidad de vida de sus barrios. Los comuneros no tendrán una tarea
sencilla. Entre los electores y las autoridades comunales existe un
contacto sumamente estrecho, los Consejos Consultivos se encargarán de
profundizarlo; si la gestión comunal fracasa por culpa del
oficialismo, esa misma fuerza política pagará el costo", finalizó el
legislador.


DEBUT
Todos llegan agotados y sin políticas barriales a las comunas
.


Hay tres cuestiones prioritarias: la definición de un reglamento de funcionamiento de la Junta Comunal, la definición de las áreas de trabajo, y la convocatoria del Consejo Consultivo Comunal.
El primer punto responde a lo establecido por el artículo 27 de la Ley de Comunas que expresa que "cada Junta Comunal dicta su reglamento interno, con el voto de la mayoría absoluta del total de sus miembros".
 

El oficialismo ya tiene preparado un proyecto de reglamento para presentar en cada una de las quince secciones porteñas y la oposición está formulando los suyos. Aquí habrá que ver como se suceden las discusiones en las distintas Comunas, y si el PRO busca el consenso o impone la mayoría propia que tiene en once de las quince Juntas.

También, los juntistas comunales deberán definir a partir de la semana que viene qué área le corresponderá a cada uno. Está establecido que a cada miembro de los siete que tiene la Junta se le debe asignar un área temática en la que se especializará (arbolado, bacheo, etc).

 
El tercer tema que está previsto que se comience a debatir apenas asuman los comuneros es el de la convocatoria al Consejo Consultivo Comunal (CCC), organismo creado para que los vecinos y organizaciones sociales puedan participar opinando y proponiendo políticas para su Comuna, y controlando a su vez el funcionamiento de la Junta Comunal.


La convocatoria al CCC la realizará el presidente de la Junta según estipula la Ley, aunque se espera que la fecha sea consensuada con la oposición.




Algunos Comuneros no saben donde queda su CGP

Lunes, de los 105 integrantes de las juntas comunales a sus oficinas en los hasta ahora llamados Centros de Gestión y Participación, el mantenimiento del espacio público en los barrios comenzará a ser planificado ya no por los funcionarios con despachos situados lejos de los problemas vecinales sino por otros que trabajarán más cerca de la gente.

El cuidado de espacios verdes, la poda de árboles, la administración del alumbrado público y la reparación de baches y veredas serán las cinco líneas de acción que tendrán los comuneros, la flamante forma de gobierno descentralizado que debutará la semana próxima en la Capital, para cuya concreción dispondrán en 2012 de 170 millones de pesos.
Pese a la expectativa generada por el desembarco de los líderes barriales en la gestión gubernamental, los juntistas -son 7 por comuna, un presidente y seis miembros- sólo podrán cumplir plenamente sus funciones dentro de aproximadamente dos años. Mientras tanto, desde fines de diciembre y principios de enero, irán recibiendo paulatinamente potestades delegadas por el Poder Ejecutivo, de acuerdo con lo dispuesto por la Constitución y la ley de comunas.
Según describió Eduardo Macchiavelli, que juró como secretario de Gestión Comunal y será el nexo entre las 15 comunas y el gobierno de Mauricio Macri, la tarea de las juntas para el mantenimiento del espacio público tiene tres ejes: la planificación, la ejecución y el control.
En materia de planificación y control, los comuneros comenzarán a ejercer casi en lo inmediato, desde fines de diciembre. Pero la ejecución quedará en manos del Poder Ejecutivo, ya que son sus dependencias las que firmaron contratos todavía vigentes -y por dos años más- con las empresas que se ocupan de arreglos en plazas y parques, la poda de árboles y la reparación de las luminarias, de los baches y de las roturas en veredas.
¿Cómo será exactamente la intervención de los juntistas? Desde sus oficinas en las sedes comunales (los edificios de los ex Centros de Gestión y Participación), las cuales se terminarán de adecuar en los próximos días, tendrán acceso a los reclamos recolectados por el gobierno porteño mediante cuatro vías: la mesa de entrada de las sedes, Internet, la línea 147 y las redes sociales.
Los juntistas determinarán cuáles de los reclamos relacionados con sus competencias se atenderán primero y cuáles después, dentro de los límites materiales y presupuestarios fijados por el Poder Ejecutivo. Por ejemplo, si en una comuna hay registrados 4000 pedidos de poda de árboles, pero para esa porción se contrataron 3000 podas, los comuneros decidirán cuáles árboles se podan primero y cuáles últimos, y cuáles serán los 1000 que quedarán sin intervenir.
Según el espíritu de la creación de las comunas, los juntistas tomarán estas decisiones con criterios basados en el conocimiento del barrio y de las necesidades vecinales. Además de, por exigencia legal, tener domicilio en la comuna que dirigen o en la aledaña, se presume que los representantes vecinales recorrerán el territorio con asiduidad y estarán en contacto permanente con la gente. Asimismo, asesorarán a las juntas consejos consultivos integrados por vecinos.
Una vez que la comuna determine el plan de acción, la ejecución será encomendada a las cuadrillas de empresas que ya tienen una relación contractual con el gobierno porteño, a través de la Secretaría de Gestión Comunal o del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, que hoy concentra los trabajos de mantenimiento urbano.
Sólo a mediados de 2013, recordó Macchiavelli, cuando sea inminente el vencimiento de los contratos, cada comuna decidirá si contrata los servicios por su cuenta, o mediante un pool de comunas para abaratar los costos, u otro modelo. Sólo cuando se haya cumplido este trámite, la junta comunal manejará la ejecución de las tareas.
Mientras tanto, a la par de la planificación, también podrá ejercer el control de las prestaciones.

Serán los comuneros quienes den el visto bueno a los arreglos efectuados, antes de que el gobierno porteño realice el pago correspondiente. La administración central les traspasará los inspectores necesarios para las verificaciones. También les derivará, entre otros empleados, a los guardianes de plaza para la vigilancia de espacios verdes. Los sueldos de todo el personal transferido seguirá siendo abonado por las arcas centrales, pues la relación laboral se conservará.
En total, al mantenimiento del espacio público barrial que ordenen las juntas comunales el Poder Ejecutivo podrá derivar 170 millones de pesos el año próximo.

Mayoría de Pro

¿Cómo definirán los miembros de la comuna las prioridades por atender? Cada junta deberá organizarse internamente para la toma de decisiones. Como se dijo, son siete integrantes que representan a diversos espacios políticos; por el amplio caudal de votos que Macri obtuvo en julio último, logró la presidencia de todas las comunas y mayoría de juntistas en 13 de las 15, por eso Pro manejará más de la mitad de las voluntades en juego. Representantes del kirchnerismo y de Proyecto Sur completan la conformación de las juntas comunales.
Los presidentes cobrarán el 70% del salario de un legislador, o sea, unos 14.000 pesos en la mano; y el resto de la junta, el 60%, es decir, unos 12.000 pesos.
Pese a la diferencia salarial, los presidentes no tienen más poder de voto que el resto de los juntistas. Pero sí tienen entre sus atribuciones la facultad de acudir como delegados de la comuna a las reuniones periódicas que, por ley, deben concretar los líderes barriales con un interlocutor del gobierno porteño, que será Macchiavelli. Los 15 jefes comunales y el secretario integran el llamado Consejo de Coordinación Intercomunal.
Asimismo, como todos responden al oficialismo, es intención del gobierno porteño que actúen ad honorem como coordinadores de las Unidades de Atención Ciudadana (UAC), que compartirán los edificios con las juntas comunales, y prestarán los servicios desconcentrados que dependen del gobierno central: el Registro Civil, la administración de multas, la emisión de licencias de conducir y Rentas, entre otros.


MIRANDO A EUROPA


JORDI BORJA, URBANISTA Y EX FUNCIONARIO CATALÁN
"A las Comunas no se les dio poder ni autonomía"

De paso por Buenos Aires, Borja definió a la videovigilancia como "una perversión del urbanismo", dijo que "los países de Europa no son democráticos" porque favorecen a las minorías y no a las mayorías que los votaron y cuestionó la Ley de Comunas porque así como están no cumplirán "las tareas para las que fueron creadas". Un Borja clásico.

Por Horacio Ríos



Jordi Borja es un eterno militante político de la izquierda catalana. Geógrafo, licenciado en Ciencias Políticas y en Sociología y master en Urbanismo, codirige en la actualidad la Universidad Oberta de Catalunya junto a Manuel Herce.

La cantidad de títulos que pueblan su curriculum obligan a pensar que pasó su vida en la academia, y algo de eso es cierto. Tal es así que Borja estuvo en estos días en Buenos Aires para completar unos cursos que dicta en forma virtual desde Barcelona. Viajó para tomar contacto con sus estudiantes en la segunda parte, que es presencial.

En el pasado, Borja fue diputado en el parlamento catalán y luego teniente de alcalde, regidor en Relaciones Exteriores y después responsable del Programa de Descentralización y Participación Ciudadana, siempre de la capital histórica de Catalunya, en la que nació y vive, Barcelona.

El 29 de noviembre último, Borja brindó una charla organizada por la agrupación Generación Política Sur (GPS), sobre “Espacio Público y Seguridad”, junto a la secretaria de Políticas de Prevención y Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad de la Nación, Ileana Arduino, en la que se mostró crítico con una de las vedettes de la Ciudad, la videovigilancia, que, según planteó, “no ayuda a disminuir la delincuencia y solo sirve para aumentar el control social” y a la que terminó calificando como “una perversión del urbanismo”.

De todos modos, en la entrevista con Noticias Urbanas se define como un amante de Buenos Aires, con la cual suele serle infiel a su amada ciudad natal.

–¿Qué es lo que lo trae a la Argentina y qué es lo que más le interesa de Buenos Aires en este momento?
–La verdad es que mi respuesta es muy poco periodística, porque lo que me trae fundamentalmente una y otra vez a Buenos Aires es el síndrome de abstinencia que sufro cuando no estoy en ella. Por suerte, las ciudades no son como las mujeres, porque nos permiten la poligamia. Yo estoy enamorado de Barcelona desde niño, porque si bien era un pésimo estudiante, me sabía la ciudad de memoria ya a los diez u once años. Después estudié en París, porque me exilié en Francia, con lo que ya son dos amores. Finalmente, conocí Buenos Aires en 1973, tras haber vivido los últimos meses de la Unidad Popular y el golpe de Pinochet en Chile. Llegué aquí en la primavera, después de Cámpora, con la gente en las calles, en las que se respiraba la libertad. Además, yo tenía una fijación con la Argentina y con el tango, e incluso había intentado entender el peronismo, lo que no es fácil. Escribí luego una serie de artículos sobre la Argentina y hasta intenté un ensayo sobre el tango. Por si todo esto fuera poco, conocí a una señora muy guapa, argentina ella, con la que nos casamos. Ahora estamos separados, pero seguimos siendo amigos, igualmente. El amor sigue, pero nos alejaron razones familiares. Yo continúo enamorado de Buenos Aires, incluso aquí viven muchos amigos. En esta ocasión he venido por dos razones. Una, porque estamos haciendo un curso, en parte virtual, desde Barcelona, y en parte presencial, con colegas de la Universidad de Buenos Aires y del Consejo de Profesionales de Arquitectura y Urbanismo. Además, el sábado presentamos un libro que escribí, que ahora se ha reeditado aquí, que se llama Luces y sombras del urbanismo de Barcelona".

El especialista, que asesoró años atrás al Gobierno porteño en el diseño de Puerto Madero, está convencido de que “el urbanismo debe favorecer el uso del espacio público”. “A pesar de que esta premisa pueda ser conflictiva, no se la debe evitar, sino contener, porque genera identidad y ayuda a la evolución de la política. Una política basada en la inseguridad destruye el espacio público, porque la ciudad es el espacio público y éste no debe ser apropiado por nadie en particular, es de todos”, subraya.

Aunque cuestiona el uso de la videovigilancia y suele referirse al “mito de la inseguridad”, Borja se manifiesta convencido de que “hay que dar importancia a la seguridad, porque sus principales beneficiarios son los pobres. La inseguridad, en cambio, sirve para aumentar el control social, porque cuando aparecen los cambios, la represión va contra los jóvenes. Este es un momento de cambio, y los más sensibles a esto son los jóvenes. Fíjese que el de los Indignados no es un movimiento
político, es un movimiento generacional. Son los jóvenes los que dicen ‘no queremos este mundo’”.

“Ustedes están mejor que Europa”, remata seriamente este europeo, que no puede dejar de serlo, a pesar de sus disidencias. Borja no puede dejar de relatar su concepto
de los espacios comunitarios. “En el espacio público debe haber fluidez, algo que debe incluir aún a los espacios privados.”

Pero el intelectual catalán piensa que no basta con un buen diseño ni con un planteo urbanístico desconectado de la realidad económica. “No existe una ciudad democrática si no se reduce la desigualdad social. Lo que vale es la democracia, no la violencia ni la prédica de la inseguridad.”

En esta línea, Borja considera que “la democracia es más que un conjunto de procedimientos, es que la dirigencia elegida gobierne en función de los intereses de todos. Cuando se aplican políticas públicas que favorecen a las minorías, la democracia es ficticia. Por eso es que digo que los países de Europa no son democráticos. Para darle una idea, en Europa la deuda con los bancos no era estatal y ahora sí lo es”.

“Qué estupidez ese concepto de que las ciudades deben ser competitivas, parece elaborado por Zapatero, un hombre de bajo coeficiente intelectual, que así ha terminado”, dispara el catalán, que no sabe de dudas a la hora de entregar definiciones políticas. Tanto que, a pesar de su perfil de izquierda, no trepida en tachar a los regímenes de Europa Oriental de “seudosocialistas”, cuando explica que sus gobiernos cayeron cuando los pueblos de esos países ocuparon las plazas y los lugares públicos.

Comunas cuestionadas

Interrogado sobre el proceso de descentralización que se está dando en la Ciudad de Buenos Aires, Borja se muestra escéptico y es breve en su referencia.

“En Barcelona –dice–, cuando el titular de un ente descentralizado se comunica con un funcionario del gobierno, le habla de igual a igual. Aquí a las comunas no se les dio poder ni autonomía, y esa es una limitación muy grande, que dificulta las tareas para las que fueron creadas.”


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
https://twitter.com/palermonline
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
Hazte fan

No hay comentarios:

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog